28 de noviembre de 2020
13 de junio de 2007

El PNV pide a Zapatero mantener la resolución de 2005 y los contactos periódicos, sin forzar un nuevo pacto

El PNV pide a Zapatero mantener la resolución de 2005 y los contactos periódicos, sin forzar un nuevo pacto

MADRID, 13 Jun. (EUROPA PRESS) -

El portavoz del PNV en el Congreso, Josu Erkoreka, abogó esta tarde ante el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, por mantener vigente la resolución parlamentaria de 2005 que abre la vía al final dialogado del terrorismo y los contactos periódicos entre el Ejecutivo y los grupos parlamentarios para intercambiar información sobre esta cuestión, ya que, a su juicio, no tendría sentido forzar ahora un nuevo pacto antiterrorista, habida cuenta de la "dificultad" para lograr el consenso en torno a un texto.

Así lo explicó en rueda de prensa en el Congreso el propio Erkoreka tras la reunión que mantuvo con Zapatero, dentro de la ronda de encuentros con los grupos parlamentarios que ha abierto el jefe del Ejecutivo.

Erkoreka, quien calificó de "amable, cordial y fructífera" su charla con Zapatero, explicó que durante la misma se hizo un análisis retrospectivo de lo ocurrido desde que ETA declaró su alto el fuego permanente en marzo de 2006 hasta que formalizó su ruptura la pasada semana, y otro prospectivo sobre cuál debe ser la respuesta ante la nueva situación.

El portavoz de los nacionalistas vascos rehusó dar detalles cuando se le preguntó qué le contó Zapatero en la parte "retrospectiva" de su conversación en aras de la "discreción" y centró su explicación en qué había que hacer, a su juicio, a partir de ahora.

Según comentó, ambos coinciden en la necesidad de "aunar fuerzas" entre los partidos, "limitar lo máximo posible las diferencias y fisuras" y procurar impedir que la ruptura de la tregua traiga consigo "daños irreversibles".

Para conseguir este objetivo, Erkoreka propuso a Zapatero mantener la fórmula de reuniones periódicas del Gobierno con los grupos parlamentarios --fundamentalmente a través del ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba-- que ya se puso en marcha a principios de año, tras el atentado de ETA en la Terminal 4 de Barajas.

"ERROR" TOCAR LA RESOLUCIÓN

Erkoreka, quien también hizo un llamamiento a la discreción y a no sembrar "alarma" en la sociedad española, reclamó también mantener el marco político jurídico que se estableció con la resolución aprobada en 2005, aún a sabiendas que ahora "no se dan ni de lejos" las condiciones que ese documento establece para activar el diálogo con ETA.

En este punto, avisó de que sería un "error" revocar ese texto porque los términos en los que está redactado fueron "muy pensados" y son "muy ponderados" y las condiciones que establece tienen "validez universal" y son ética y políticamente "impecables".

Tras señalar que Zapatero se limitó a tomar nota de esta propuesta, Erkoreka insistió en que "siempre es mejor un final dialogado", que permita cerciorarse de que la banda terrorista efectivamente va a dejar las armas porque "se la ha derrotado suficientemente", que cualquier otro método que no otorgue esa seguridad.

Para Erkoreka, la mejor manera de afrontar esta nueva situación pasa por mantener los contactos con el Gobierno y, si da el caso en el futuro "formalizar una declaración de principios", pero no es "imprescindible" sellar un nuevo pacto antiterrorista.

"SOSLAYAR LO DIFÍCIL"

Desde su punto de vista, ahora es "más difícil" que en otras ocasiones alcanzar un consenso en esta materia y no tendría sentido empeñarse en una tarea que, a priori se antoja muy complicada. "Empecemos por lo que es posible y viable y soslayemos lo que parece más difícil", reclamó.

Respecto a si el Debate sobre el estado de la Nación, que tendrá lugar la primera semana de julio podría servir para la búsqueda de una nueva resolución sobre esta cuestión, Erkoreka comentó que "no está previsto".

Por último, aseguró que en su conversación con Zapatero tampoco se abordaron posibles pactos postelectorales en Navarra o las instituciones vascas ni la eventual ilegalización de Acción Nacionalista Vasca (ANV). "Hemos estado sólo media hora larga. No ha habido tiempo material", concluyó.