30 de marzo de 2020
14 de septiembre de 2009

Un policía nacional afirma que los gastos del ex concejal de Palma provenían de "orgías y fiestas de prostitución"

PALMA DE MALLORCA, 14 Sep. (EUROPA PRESS) -

Uno de los policías nacionales que declararon hoy como testigos en el juicio por la presunta malversación de caudales públicos por parte del ex edil Javier Rodrigo de Santos, afirmó que en las inspecciones que realizaron en los locales donde el acusado había efectuado los pagos los propietarios les transmitieron que éstos correspondían a "orgías sexuales y fiestas de prostitución".

Durante su comparecencia ante el tribunal del jurado y a preguntas del fiscal anticorrupción Juan Carrau, el agente manifestó que, tal y como pudieron comprobar desde la Policía Nacional, algunos de los gastos se habían realizado en un club de alterne, en referencia al local Casa Alfredo, donde De Santos había pagado por "fiestas de prostitución con chavales", y no "por droga".

Asimismo, manifestó que en la ocasión que vio allí al ex concejal lo percibió "como una persona educada, que no daba la impresión de estar bajo los efectos del alcohol", al tiempo que puntualizó que la función de los agentes era investigar los cargos de la tarjeta de la Empresa Municipal de Obras y Proyectos Urbanos (EMOP), que como presidente de ésta el encausado utilizó presuntamente para gastos particulares.

Los otros cinco policías que declararon en el juicio, a propuesta de la Fiscalía, manifestaron que las inspecciones que realizaron a Casa Alfredo iban dirigidas a localizar a personas explotadas sexualmente, drogas y menores. Así, uno de los agentes recordó haber visto a De Santos una vez en el local y en la habitación donde había permanecido haber visto un maletín "con utensilios de práctica sexual, pero no con droga", al tiempo que lo encontró "tranquilo".

Mientras, otros dos de los policías recordaron haber detectado en el establecimiento dos botes de 'popper' -inhalador para la estimulación sexual-, considerado como sustancia estupefaciente, aunque al igual que los anteriores policías, aseveraron haber visto al ex concejal "sin ningún estado de nervios".

Se trata de versiones que contrastan con la ofrecida hoy como acusado por De Santos, que aseguró que dinero desviado era para pagar, ya que "la adicción que tengo es a la droga, no al sexo".

Asimismo, manifestó que acudía a Casa Alfredo "porque me proporcionaban droga, lo que me proporcionaba una adicción de la que no podía salir", al tiempo que aseveró que con el dinero "pagaba además los servicios del local" ya que la cocaína que le proveían le generaban "necesidades de sexo y la cocaína te produce deshinibición".

TESTIGOS DE LA DEFENSA

Mientras tanto, mañana se reanudará, a partir de las 10.00 horas, la sesión con la declaración de los testigos propuestos por la defensa -entre los que se encontraba la mujer de De Santos, María Luisa de Miguel, pese a que finalmente la defensa ha renunciado a su declaración-, y se llevará a cabo la prueba pericial con la presencia, entre otros, de varios médicos y un psicólogo forenses, y por la tarde se realizará la prueba documental y se expondrán los informes de las partes. Una vez finalizado el juicio oral comenzará la deliberación del jurado para que emita su veredicto.