19 de febrero de 2020
10 de septiembre de 2018

Los procedimientos judiciales por yihadismo aumentaron un 11,5% el año pasado y hubo 61 detenciones

Las células desarticuladas habían asumido el ideario del Estado Islámico y algunos tenían contacto con combatientes en Oriente Próximo

MADRID, 10 Sep. (EUROPA PRESS) -

Los procedimientos judiciales por terrorismo yihadista se incrementaron un 11,5 por ciento el año pasado y las fuerzas policiales desarrollaron más de una veintena de operaciones relacionados con estos delitos en las que se practicaron 61 detenciones tanto en España como en otros países como Marruecos, Alemania, Bélgica, Reino Unido y Bangladesh.

Así lo expone la memoria anual de la Fiscalía General del Estado correspondiente al año 2017 en lo que respecta a la actuación para hacer frente al terrorismo yihadista, que asegura que éste ocupa "gran parte de los esfuerzos" del Ministerio Púbico.

Aparte del atentado de Barcelona y Cambrils ocurrido el 17 de agosto de 2017, el informe advierte de un incremento en los últimos meses de ese año de las alusiones a España en los comunicados emitidos tanto por Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) como por el Estado Islámico (DAESH), "en un contexto de rivalidad entre ambas organizaciones por el liderazgo de la yihad regional en el Magreb islámico, susceptible de ser trasladada al ámbito operativo".

En España, las actividades que llevaban a cabo los integrantes de las estructuras terroristas que han sido desarticuladas se centraban principalmente, según la Fiscalía, en la "radicalización, captación, reclutamiento y envío de activistas a zonas de conflicto", aunque también hubo detenciones por "integración, apoyo logístico, actos de enaltecimiento del terrorismo y amenazas graves con fines terroristas".

"Las células desarticuladas constituirían estructuras perfectamente organizadas que asumen completamente el ideario de DAESH, siguiendo en todo momento sus consignas y las directrices de su autodenominado califa, a través de una poderosa campaña de comunicación y difusión mediática en redes sociales y páginas de internet", avisa el Ministerio Público.

En este sentido, obraban como "propagadores del ideario terrorista a fin de captar adeptos para su envío a zona de conflicto o integrarse en nuevos grupos locales activos, valiéndose para ello de diferentes perfiles creados en redes sociales y de plataformas de comunicación vía internet".

Además, el informe destaca que algunos de los detenidos en las operaciones policiales realizadas en 2017 tenían contacto virtual con combatientes desplazados en Siria y actuaban de forma deslocalizada y autónoma por todo el territorio nacional.

TERRORISMO DE IDA Y VUELTA

Como en anteriores informes, la Fiscalía avisa de que el yihadista es un terrorismo "de ida y vuelta" porque "los operativos pueden desplazarse a zonas de conflicto y regresar con un sólido entrenamiento en el combate o en el manejo de armas y explosivos".

"También, y ahora más que nunca, quiere actuar en casa, porque la zona europea es un objetivo estratégico del Estado Islámico, máxime ante el retroceso que el DAESH está teniendo desde un punto de vista territorial, económico y de resultados militares. Las constantes investigaciones policiales y judiciales han hecho de este un terrorismo en permanente transformación, que se adapta a las circunstancias para dificultar e impedir su persecución", afirma.