22 de septiembre de 2019
  • Sábado, 21 de Septiembre
  • 12 de octubre de 2008

    Rubalcaba cree que habrá reunión Zapatero-Rajoy y que la crisis es "demasiado importante como para andar a la greña"

    Espera que el PP "escuche a la gente de la calle, que en este momento tiene temor" y que espera de los políticos que se unan

    SANTANDER, 12 Oct. (EUROPA PRESS) -

    El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, cree que la reunión entre el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el líder del PP, Mariano Rajoy, para buscar puntos de encuentro ante la crisis, "se hará" y destacó que "esta crisis es demasiado importante, desgraciadamente demasiado profunda, y demasiado seria como para que andemos a la greña".

    "El presidente del Gobierno lo ha dicho; ya ha informado al líder de la oposición de las medidas adoptadas, que deben ser primero discutidas en el Parlamento, y que merecen una conversación cara a cara entre el líder de la oposición y el presidente del Gobierno. Y nuestra voluntad es sumar", destacó al respecto.

    En una entrevista en RNE en Cantabria, en la que participó Europa Press, Rubalcaba explicó que espera del Partido Popular que "escuche a la gente de la calle, que en este momento tiene temor y cuando los ciudadanos tienen temor, lo que esperan de los políticos es que nos unamos".

    Al respecto, indicó que el Gobierno "no espera nada distinto" del PP, a lo que están haciendo los partidos de la oposición en países como Francia, Gran Bretaña o Estados Unidos.

    Sobre este último país, destacó la postura de Barack Obama "que estando a un mes de las elecciones, podía haber dicho al presidente que ese lío que ha montado es suyo, porque es verdad que no solo es de Bush, pero fundamentalmente es de la Administración americana, y sin embargo, ha visto que el asunto era muy fuerte y ha dicho: cuidado que estamos jugando con una cosa demasiado seria como para no echar una mano".

    Por ello, insistió en que si el PP "escucha a la gente de la calle", apoyará al Gobierno como --dijo-- hace el líder conservador británico, David Cameron, en Gran Bretaña, Obama en Estados Unidos o la socialista Ségolàne Royal en Francia.

    "POCO EN LA CABEZA"

    Rubalcaba confió por ello en que la actitud del PP "criticando los planes del Gobierno" sea "una cosa provisional" y al final "se sienten y vean que realmente vamos a hacer un esfuerzo que, por cierto, ha sido muy valorado en Europa", y que adapta a España a lo que han hecho otros países del mundo.

    Tras indicar que "cuando se tiene poco en la cabeza, se critica con facilidad" y que los políticos que "insultan es porque tienen pocas ideas", el ministro destacó que el esfuerzo que está realizando el Gobierno español recoge además una situación "peculiar" que tiene España y es que "tiene un buen y sólido sistema financiero, y unas cuentas públicas saneadas" y en esas condiciones --dijo-- "tenemos que poner dinero para que las empresas y las familias salgan adelante y en ese esfuerzo, el PP no puede estar de lado y por supuesto no puede estar enfrente", subrayó.

    Por lo demás, Rubalcaba indicó, respecto a la crisis, que la situación "es la que es", y señaló que "no hay más que ver las Bolsas, lo que está pasando en el mundo".

    Destacó al respecto que "ya no hay ningún lugar del mundo que no tenga crisis", e indicó que "estamos ante una crisis financiera global, que desgraciadamente no tiene un gobierno global que la pueda gobernar y que la pueda hacer frente; ese --añadió-- es el gran problema que tenemos, que hay una crisis que afecta a todo el mundo y cada gobierno tiene una parcela pequeñita y no hay uno que lo vea todo en conjunto".

    INMIGRANTES

    Por otro lado, Rubalcaba se refirió a la situación de los inmigrantes y destacó que los españoles "saben que han venido aquí a trabajar, a crear riqueza y a hacer muchas cosas que los no queríamos hacer".

    Indicó así que si les "hemos necesitado para crecer", ahora, "si vienen mal dadas, les tenemos que dar el mismo apoyo social que al resto de los trabajadores" una convicción que a su juicio "está muy instalado en el sentimiento de los españoles".