10 de diciembre de 2019
18 de diciembre de 2009

Sáhara.- Exteriores, satisfecho por el acuerdo con Marruecos y de que Haidar cumpla su deseo de volver a El Aaiún

MADRID, 18 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Ministerio español de Asuntos Exteriores y de Cooperación ha expresado hoy su "satisfacción" por haber alcanzado un acuerdo con Marruecos sobre el regreso de la activista Aminetu Haidar al Sáhara Occidental y por que esta defensora de los derechos humanos vea "cumplido su deseo" de regresar a casa, han informado a Europa Press fuentes diplomáticas.

Un portavoz del departamento que dirige Miguel Ángel Moratinos ha confirmado que el Gobierno español alcanzó un acuerdo con el Ejecutivo marroquí por el cual Rabat se comprometía a permitir la entrada de Haidar en El Aaiún para que pudiera regresar a su casa.

Ese acuerdo, añadió la fuente, no precisaba de qué modo entraría la señora Haidar en El Aaiún, porque no es papel de los ministros de Exteriores entrar en ese tipo de detalles, además de que compete a Rabat decidir de qué forma Haidar pasa el control policial una vez llegue a El Aaiún.

El mismo portavoz tampoco pudo precisar qué documentación estaba Marruecos dispuesto a conceder a la activista, si bien el Gobierno francés ha informado de la disposición del reino alauí a devolverle el pasaporte marroquí.

El acuerdo que España y Marruecos han alcanzado para permitir el regreso de Haidar a su casa se ha "trabajado en colaboración" con Francia y Estados Unidos, precisó el portavoz, que señaló que ha sido posible porque el reino alauí ha llegado al convencimiento de que era lo mejor dejar regresar a la defensora de los Derechos Humanos.

Haidar fue interceptada el pasado 13 de noviembre por agentes marroquíes después de definirse como saharaui en la ficha de entrada al país que todo ciudadano debe rellenar al llegar a Marruecos. Según fuentes diplomáticas, tan sólo en una ocasión Haidar consiguió entrar en el Sáhara Occidental de esa forma, bien porque el funcionario que revisó su ficha no se percató o bien porque hizo la vista gorda. En ocasiones anteriores, Haidar dejaba el apartado de nacionalidad en blanco y lo completaban por ella los funcionarios.