29 de febrero de 2020
4 de enero de 2008

El sector crítico de IU asegura contar con apoyo suficiente para rechazar el resultado de las primarias en Valencia

Varios miembros de la Comisión Permanente piden la celebración de un Consejo extraordinario para discutir los acuerdos de diciembre

MADRID, 4 Ene. (EUROPA PRESS) -

El sector crítico de Izquierda Unida, encabezado por Felipe Alcaraz, Willy Meyer y Manuel Monereo, destituidos de sus responsabilidades en la Comisión Permanente de la coalición el pasado 18 de diciembre, considera que cuenta con el apoyo suficiente para rechazar el resultado de las primarias convocadas en la Comunitat Valenciana bajo la dirección de la Presidencia.

En una rueda de prensa en la sede de la federación, varios miembros de la Comisión Permanente criticaron las decisiones tomadas el pasado 18 de diciembre en lo relativo a la situación en la Comunitat Valenciana y, tras ni siquiera mencionar la cuestión de las tres destituciones, anunciaron dos medidas con las que pretenden denunciar lo que a su juicio ha supuesto una "injerencia" por parte de la Presidencia.

Así, los dirigentes de IU, miembros todos del ala del partido que apoyó la candidatura de la secretaria general del Partit Comunista del País Valencià, Marga Sanz, frente a la del actual coordinador, Gaspar Llamazares, anunciaron su decisión de impugnar los acuerdos de la Presidencia Federal tomados el pasado diciembre y de solicitar un Consejo Político Federal de carácter extraordinario en el que se voten estas decisiones que han afectado a las listas de la federación valenciana.

Tras constatar "numerosos problemas" de censo y ante la "imposibilidad de que a través del diálogo" se hubieran producido unas candidaturas consensuadas, el 18 de diciembre la Presidencia decidió convocar elecciones primarias en las tres provincias de la Comunitat, lo que provocó el rechazo de la dirección de EUPV, que había designado como sus candidatos a Antonio Montalbán (Valencia), Miguel Angel Pavón (Alicante) y Concha Amorós (Castellón).

Según los dirigentes de IU, entre los que se encontraban además de Meyer, Alcaraz y Monereo, los miembros de la Comisión Permanente Enrique Santiago, Susana López, Miguel Angel Gómez y Pedro Montes, la denominada 'ala crítica' cuenta ya con 98 firmas que superan el 40% de los miembros del Consejo Político Federal exigido por los reglamentos internos para su convocatoria.

Los promotores de la iniciativa consideran que su propuesta contaría con los apoyos necesarios para impedir la ratificación de los acuerdos del 18 de diciembre en el caso de que se celebrara el Consejo extraordinario, pero también se mostraron convencidos de que, en el caso de que la Presidencia no respondiera favorablemente a su petición, tendrían la fuerza suficiente para rechazar las listas resultado de las primarias en la Comunidad Valenciana en un Consejo ordinario que podría tener lugar el 20 de enero. En el caso de que fuera un Consejo extraordinario, la Presidencia necesitaria tres quintos de los apoyos para ratificar los acuerdos, mientras que si fuera ordinario bastaría con un 50 más uno.

Si finalmente fuera rechazado el resultado de las primarias en la Comunitat Valenciana, en los que, tras la decisión de la Presidencia, los militantes tendrán que elegir entre Isaura Navarro (Valencia), Ana Claramonte (Castellón) e Ismael Vicedo (Alicante), Montalbán sería el candidato final, explicaron a Europa Press fuentes de la federación, que indicaron que, en este caso, la única manera en que Navarro fuera candidata sería si se produjera una "escisión".

"SALIDA A ESTA SITUACIÓN"

Según explicó el eurodiputado Willy Meyer, la impugnación pretende constituir "un marco organizativo, un acto jurídico interno de cara a dar una posible salida a la situación" que se ha creado en el partido. "Queremos volver a esa situación de responsabilidad, de coherencia y de corresponsabilidad en el marco de lo que pueda ser el futuro de IU", explicó Meyer, tras subrayar el apoyo que, con el objetivo de "apaciguar la situación interna" dieron los partidarios de Marga Sanz a Llamazares tras ser reelegido como coordinador general de la federación.

"Sobre todo nos preocupa que con este conflicto que se ha abierto en el País Valenciano, pero que va afectar a todo lo que es la componente federal de IU, es que se presenta una campaña electoral enormemente difícil, por la bipolarización entre los dos partidos mayoritarios, por la ley electoral y que penaliza a IU", explicó Susana López, que expresó su temor de que este "problema" pueda no situar a IU "en las mejores condiciones para avanzar en la campaña".

Del mismo modo se expresó Enrique Santiago, que aseguró no entender que "a tres meses de las elecciones se intente poner piedras en el camino" desde dentro de la propia federación.