5 de diciembre de 2020
1 de abril de 2007

Segolene Royal negocia con el PSOE la participación de Zapatero o De la Vega en la clausura de su campaña

Elena Valenciano justifica la ausencia del presidente en el exterior por la agenda nacional, pero insinúa un viaje a Oriente Próximo

MADRID, 1 Abr. (EUROPA PRESS) -

La candidata socialista a las presidenciales francesas, Segolene Royal, negocia con el PSOE la participación del presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, o la vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega, en su acto de clausura de campaña.

La secretaria de Relaciones Internacionales del PSOE, Elena Valenciano, confirmó en una entrevista con Europa Press que existen conversaciones en este sentido y aseguró que se trata de una posibilidad "deseada por ambas partes". "Se trata de encontrar la manera", precisó.

El resultado de las elecciones francesas, cuya primera vuelta se celebrará el 22 de abril, marcará el proceso para desbloquear la Constitución europea que, junto a la reforma institucional de la Unión, constituye el "principal" reto para el PSOE en materia de política exterior.

Francia y Países Bajos fueron los países que rechazaron el texto en referéndum. Ahora, el candidato conservador Nicolas Sarkozy aboga por aprobar un 'minitratado', mientras que Royal defiende añadir nuevos elementos a la propuesta actual. España, por su parte, es partidaria de mantener la "esencia" del Tratado.

Valenciano señaló por otra parte que está "muy avanzado" el discurso que Zapatero prevé pronunciar sobre la Unión Europea y el proyecto socialista español del siglo XXI, aunque señaló que se esperará a que pasen las municipales y autonómicas de mayo.

No obstante, el discurso lo pronunciaría antes de la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno europeos del próximo junio en un lugar por determinar, aunque Valenciano mostró su predilección porque sea en Bruselas, en un entorno académico o incluso "en el pleno del Parlamento Europeo".

Ese discurso pretende ser una "apuesta por una Unión Europea sólida, política, responsable, con un papel protagonista en la construcción mundial", añadió Valenciano.

En materia de inmigración, señaló como desafío ampliar el operativo, "claramente insuficiente", de la Agencia Europea de Control de Fronteras (Frontex), así como situar a la UE en el proceso de "negociación con los países emisores de la inmigración" porque "no es lo mismo negociar como UE que como país individualmente".

Preguntada por la escasa agenda internacional de Zapatero, reconoció que la agenda española "está siendo muy intensa" y requiere una "presencia y atención muy directa" del presidente, ya que salir fuera en tales circunstancias "casi parece una frivolidad".

Por otra parte, consideró que los jefes de Gobierno tienden a salir más al exterior en la segunda legislatura. No obstante, avanzó que Zapatero podría visitar en lo que queda de legislatura Oriente Próximo. "Visitará" Oriente Próximo, "a lo mejor antes" de un segundo mandato, dijo.

En cuanto a Estados Unidos, consideró que las relaciones bilaterales están lo "suficientemente engrasadas" como para que no precisen de que se visualicen con una foto entre Zapatero y Bush, que calificó de "improbable", o con la visita de la secretaria de Estado, Condoleezza Rice, a España, que sigue sin fecha.

PREOCUPADOS POR CHÁVEZ

Por otra parte, señaló que los socialistas están "muy preocupados" por la "deriva de las últimas iniciativas" del presidente venezolano, Hugo Chávez, pero advirtió de que el partido y el Gobierno tienen que "sostener" el diálogo con ese Ejecutivo que, bajo su punto de vista, "está caminando hacia un régimen muy poco democrático".

Señaló incluso que al PSOE "probablemente" le preocupe más la situación actual en Venezuela que en Bolivia y Ecuador, aunque advirtió de que también en estos países "se corre el riego" de que los sectores que han llegado al poder tras pasar años "expulsados" del sistema político "pretendan hacer tabla rasa de lo anterior", lo que calificó de "muy peligroso".

No obstante, señaló que también hay una "gran responsabilidad en la clase política tradicional que no ha sentido o tenido esa preocupación" o la "capacidad de integrar al indigenismo". "El riesgo es que la democracia sea capaz de producir esa integración sin obligatoriamente tener que acabar con todo el sistema anterior", resumió.

Tras advertir que resulta "muy fácil" manipular a la población indígena que ha estado tanto tiempo fuera del sistema, Valenciano abogó por que la socialdemocracia europea otorgue una "atención prioritaria a la izquierda latinoamericana" para que ésta no acabe "resquebrajada entre una izquierda socialdemócrata, moderna y una populista cuyo destino es muy incierto".

"La red de la izquierda democrática tiene que atender prioritariamente algunos de los problemas que están planteando sistemas como el boliviano, venezolano o ecuatoriano", añadió y se refirió al papel que en este sentido podrían desempeñar el presidente brasileño, Luiz Inázio Lula de Silva o su homóloga chilena, Michelle Bachelet.