14 de octubre de 2019
  • Domingo, 13 de Octubre
  • 7 de abril de 2008

    Sequía.- Mas pide a Montilla unidad en el Govern y consenso territorial

    La reunión acaba sin acuerdo sobre el Segre ni sobre el Ródano

    BARCELONA, 7 Abr. (EUROPA PRESS) -

    El presidente de CiU, Artur Mas, reclamó hoy al presidente de la Generalitat, José Montilla, unidad en el Govern, consenso territorial y el estudio de medidas estructurales, aunque insistió en su rechazo al trasvase de agua del río Segre en su cabecera.

    Tras reunirse con Montilla más de una hora y media, Mas apuntó que no puede ser que continuamente se produzcan "declaraciones contradictorias" en el seno del Govern en política de agua, y reclamó también un "esfuerzo de negociación" a nivel territorial.

    El presidente de la Generalitat entregó a Mas un documento que detalla la situación de sequía, las medidas puestas ya en marcha y las opciones que plantea el Govern para evitar cortes de suministro desde octubre.

    Entre estas medidas destaca el trasvase del Segre, pero también se contempla el aprovechamiento de agua del ministrasvase del Ebro a Tarragona. Mas dijo poder compartir algunas de estas medidas, pero en ningún caso el trasvase del Segre.

    Así pues, la reunión terminó sin acuerdo sobre el Segre, ni tampoco sobre el Ródano, proyecto bandera de CiU que la federación también planteará al presidente del Gobierno en funciones, José Luis Rodríguez Zapatero, durante el debate de investidura.

    Respecto al Ebro, Mas aseguró que CiU podría estudiar que se llevaran a cabo interconexiones de redes, siempre y cuando hubiera consenso en el territorio. De todas formas, hizo hincapié en que el Govern propone por primera vez la posibilidad de conectarse con el sistema del Ebro, lo que antes era un "pecado" para los socios del Ejecutivo catalán.

    "LA DEMAGOGIA SE PAGA MUY CARA".

    "Se hizo mucha demagogia, y ahora parece que están cambiando de opinión", constató Mas, que añadió que los socios del Govern "se dan cuenta ahora de que hay temas donde la demagogia se paga muy cara".

    En cuanto a las medidas estructurales, reconoció haber detectado "reticencias" en Montilla respecto al trasvase del Ródano, y no compartió que las soluciones a largo plazo sean las desalinizadoras.

    Mas insistió en que las desalinizadoras son un "paso intermedio", pero no una solución para siempre, porque tienen importantes costes de funcionamiento y de consumo de energía.

    Respecto a la negativa del Govern a aprovechar el agua de las minas de carbón de Fígols (Barcelona) por considerar que no es una alternativa viable, Mas indicó que a él le consta que hay más agua de la que dice el Ejecutivo catalán, por lo que instó a Montilla a estudiar este asunto con más profundidad.

    "Tengo la convicción de que allá se puede resolver buena parte del problema de la urgencia", señaló Mas, que añadió que esa operación podría hacer posible que no se tuviese que hablar de ningún trasvase.

    Pese a todo, Mas dijo no haber cerrado la puerta a un acuerdo global con el Govern, y explicó que Montilla y él se han emplazado para un nuevo encuentro, todavía sin fecha.