18 de noviembre de 2019
  • Domingo, 17 de Noviembre
  • 9 de julio de 2008

    Silva (PSOE) discrepa de Leguina y dice que Zapatero genera una nueva estructura de poder

    Señala que Izquierda Unida pretende que "este país sea absolutamente laico del martes al miércoles y eso no es posible".

    MADRID, 9 Jul. (EUROPA PRESS) -

    La portavoz del grupo socialista en el Senado, Carmela Silva, nuevo miembro de la Ejecutiva del PSOE, discrepó hoy del ex dirigente del partido Joaquín Leguina y señaló que Rodríguez Zapatero está generando "una nueva estructura de poder", aunque precisó que los socialistas respetan "mucho" a los que fueron sus líderes. Recordó los aplausos que recibieron Felipe González y Alfonso Guerra durante el Congreso del pasado fin de semana.

    Silva, en declaraciones a Telemadrid, respondía así a las declaraciones de Leguina que dijo que "si sigue Zapatero, para la próxima Ejecutiva estoy preparando a mi nieta. Es mujer y joven". Sobre este asunto, la portavoz socialista aseguró que no le sorprendió el nombramiento de Leire Pajín como secretaria de Organización, en sustitución de José Blanco, porque "cuando valía se une a la juventud, pues bienvenida sea, porque el recorrido que realizará esa persona es mucho más largo".

    En este sentido, manifestó que esta es una Ejecutiva "de convicciones" y resaltó el hecho de que haya una inmigrante en la misma. "Es uno de los grandes retos a los que se tiene que enfrentar España", apostilló.

    Respecto a la Directiva europea sobre inmigración, la dirigente socialista destacó que es positivo que establezca límites, "pero que el PSOE tiene una Directiva garantista y no nos obliga a que alarguemos plazos o a tomar decisiones que eviten que los inmigrantes formen parte de nuestra sociedad. No vamos a aplicar la Directiva de retorno", añadió.

    En cuanto a la nueva regulación del aborto acordada en el 37 Congreso del PSOE, Carmela Silva señaló que hay que distinguir entre las resoluciones del cónclave de un partido "de lo que es la acción del Gobierno". Pero añadió que "lo que sí es cierto es que el Gobierno ha dicho en boca del presidente, José Luis Rodríguez Zapatero, que todas las resoluciones se van a convertir en proyectos legislativos, en normas, en acuerdos o en planes. Por tanto, creo que no hay ninguna contradicción entre el programa electoral y la resolución".

    INTENTAR ACUERDOS CON EL PP

    Explicó que van a intentar llegar a acuerdos con el PP sobre este tema, pero agregó que tienen la "obligación de gobernar" y que haciendo un "esfuerzo", en primer lugar con el PP, hablarán con el resto de partidos para intentar obtener la mayoría suficiente que les permita sacarlo adelante. "Gobernar es igual a decidir", remachó.

    En todo caso, precisó que se adoptarán decisiones pero "desde el punto de vista objetivo y a través de planteamientos de expertos, médicos, científicos y juristas que nos permita tomar una decisión en la que todos nos sintamos cómodos".

    Sobre la supresión de símbolos religiosos, dijo que son las sociedades las que "avanzan de forma natural hacia la laicidad" y replicó a Izquierda Unida que la formación de Llamazares pretende que "este país sea absolutamente laico del martes al miércoles y eso no es posible".

    Por otro lado, consideró que el debate de la eutanasia genera demasiados conflictos y que "este no es el momento adecuado para plantear esto". "Pero hay que ir avanzando en el derecho a una muerte digna, asumible mayoritariamente por los españoles y españolas", enfatizó.

    En cuanto al manifiesto de la lengua, afirmó que el castellano no corre ningún peligro y que su familia vive y trabaja en Cataluña y no tenido "ningún problema". "Cuando se mide objetivamente el nivel de castellano y de catalán que tienen los niños que estudian en Cataluña, pues el nivel es absolutamente idéntico. Por lo tanto yo creo que hay mucho de debate político: el castellano no está absolutamente en peligro, todo lo contrario", apostilló.

    Preguntada por la mención de Rodríguez Zapatero a la palabra crisis anoche en una entrevista, Silva recalcó que las "dificultades económicas que tiene España" no se tienen que medir por la "semántica". "El presidente lo dijo muy claro: '¿Quieren ustedes que utilice la palabra crisis? pues la utilizo'. Llamarle desaceleración económica, crisis o cualquier otra definición tiene bastante poca importancia; lo importante es hacer frente a la situación, poner medidas coyunturales", agregó.