15 de diciembre de 2019
  • Sábado, 14 de Diciembre
  • 15 de febrero de 2009

    UE.- España organizará al menos cinco cumbre internacionales durante su presidencia en la primera mitad de 2010

    Dos de ellas, con Estados Unidos y América Latina-Caribe, se celebrarán seguro en nuestro país

    MADRID, 15 Feb. (EUROPA PRESS) -

    El Gobierno español organizará al menos cinco cumbres internacionales durante su semestre de presidencia europea en la primera mitad de 2010, dos de las cuales se celebrarán "seguro" en España: la cita UE-Estados Unidos y la reunión UE-América Latina y el Caribe, informó el secretario de Estado para la UE, Diego López Garrido.

    En un encuentro con los medios de comunicación para presentar los objetivos de la presidencia española, López Garrido indicó que a España le tocará también organizar una cumbre de la Unión por el Mediterráneo, que en principio debería albergar uno de los países de la ribera sur.

    También habrá de preparar otras dos cumbres con Rusia y Japón, pero que tocará celebrarse en estos países. El secretario aseguró que para el mes de junio el Ejecutivo quiere tener "preparado hasta el milímetro" su programa de presidencia europea, que incluirá en qué lugar se celebrarán las Cumbres y demás reuniones que le tocará organizar.

    España aspira a aprobar durante la cumbre con Estados Unidos, que podría celebrarse en el mes de mayo, una Nueva Agenda transatlántica, coincidiendo así con los 15 años que se cumplirán en 2010 desde que España, bajo otro Gobierno socialista, impulsó lo que se vino a llamar la Nueva Agenda Transatlántica para mejorar las relaciones entre la Unión Europea y Estados Unidos.

    También prevé abordar con Washington, entre otros asuntos, la colaboración en la lucha contra la pobreza, especialmente en Africa, y teniendo en cuenta que 2010 será el año de la pobreza y la lucha contra la exclusión social.

    A estas cinco citas podría sumarse otras tres cumbres de la UE con Canadá, México o Brasil, pero depende de circunstancias varias.

    NUEVA ETAPA CON EL TRATADO DE LISBOA

    Al margen de estos encuentros en los que se pretende fomentar el papel de Europa como actor global, España se ha marcado otras tres prioridades para su presidencia.

    La primera tiene que ver con la puesta en marcha del Tratado de Lisboa, una tarea que recaerá acometer bajo presidencia española si el referéndum previsto en Irlanda para el 1 de noviembre permite completar el proceso de ratificación.

    La presidencia española inaugurará entonces una nueva época en la historia del funcionamiento de la Unión y tendrá que gestionar, en discusión con las nuevas figuras institucionales que introduce Lisboa (presidente permanente del Consejo, jefe de la Comisión, Alto Representante de Política Exterior y secretario general de Consejo) ese nuevo modelo.

    López Garrido confió en que el debate sobre quién ejercerá esos cargos se haya resuelto antes de la presidencia española. De hecho, consideró como opción más probable que, si el proceso de ratificación de Lisboa se culmina este año, los Gobiernos acuerden, tras un periodo de consultas entre ellos, designar al presidente permanente de la Unión el mismo día que el Tratado entre en vigor a través de un procedimiento escrito firmado por los 27 Estados miembros.

    No obstante, señaló que a partir de las próximas elecciones al Parlamento Europeo de junio podría abrirse al menos la discusión sobre quién estará al frente de la Comisión Europea, ya que el uno de noviembre se elegiría el nuevo Ejecutivo comunitario, con un comisario por país miembro.

    El presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, que presentó el jueves las prioridades de la presidencia española, precisó que España prepara ese periodo con los dos escenarios posibles de ratificación o no del Tratado de Lisboa.

    MODERNIZACIÓN DE LA ECONOMÍA EUROPEA

    Otra de las prioridades de la presidencia española será la recuperación económica, dentro de la que se enmarca la revisión de la Estrategia de Lisboa, que pretendía modernizar la economía europea para convertirla en la más dinámica del mundo para el horizonte de 2010.

    López Garrido señaló que España quiere otorgar a la educación un papel destacado en esta estrategia y confió en poder contar para entonces con las conclusiones del Grupo de Reflexión que preside el ex presidente del Gobierno español Felipe González, que tiene de plazo hasta junio de 2010 para presentar su informe.

    España se ha marcado como otro de sus objetivos profundizar en la Europa social y de los ciudadanos, ya que Europa presenta un "agujero" en materia de política social, según el secretario, que informó que él ya ha entrado en contacto con los sindicatos UGT y CCOO para abordar este asunto y la semana que entra se reunirá con la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE).

    En este ámbito, el Gobierno aspira a convertir la lucha contra la violencia de género en una prioridad europea.

    Al margen de los asuntos imprevistos que puedan surgir, España quiere avanzar hacia la ampliación de la UE a Croacia y Turquía, aunque admite que no sabe hasta dónde podrá llegar.

    También le tocará abordar el nuevo presupuesto de la Unión, que España querría ver orientado a la potenciación de los fondos tecnológicos. España estaría también dispuesta a plantear la creación de Consejos de Ministros europeos de Defensa, que en la actualidad sólo se reúnen en este formato acompañados de los titulares de Exteriores.

    Y es que España está convencida, añadió López Garrido, de que Europa está en condiciones de desarrollar una política de Defensa propia, que no impediría la colaboración con la OTAN, pero que no estaría subordinada a la Alianza Atlántica.

    La dependencia energética de Europa, la lucha contra el cambio climático, el uso y gestión sostenible de los recursos naturales, la agricultura y la pesca y el ámbito de la seguridad, justicia y libertad serán otros de los capítulos que figuran en el programa de la presidencia española, que se ha preparado en coordinación con las dos presidencias que le sucederán, las de Bélgica y Hungría, y cuya versión definitiva presentarán a finales de año.