27 de noviembre de 2020
20 de diciembre de 2007

Unión de Guardias Civiles se muestra "preocupada sobremanera" al analizar los explosivos incautados a Resistencia Galega

Unión de Guardias Civiles se muestra "preocupada sobremanera" al analizar los explosivos incautados a Resistencia Galega

Solicitan el aumento de efectivos y que no se les pidan a los agentes desarrollar tareas que no les corresponden

A CORUÑA, 20 Dic. (EUROPA PRESS) -

El secretario general de la Unión de Guardias Civiles de Galicia, Manuel Mato, reconoció que el Cuerpo está "preocupado sobremanera" tras analizar los explosivos incautados a los tres jóvenes vinculados con Resistencia Galega que fueron detenidos el pasado viernes cuando dos de ellos iban a colocar un artefacto explosivo en Portosín (A Coruña).

Mato aseguró que se trata de "explosivos sofisticados" que preocuparán a la población cuando se puedan hacer públicos los detalles de la investigación, y solicitó "que se les deje de llamar los chicos de la gasolina", ya que "son terroristas" y, si no han matado a nadie todavía "es algo casual".

Así, Mató calificó a Resistencia Galega "fenómeno incipiente, pero creciente" y recordó que los explosivos que colocan son con temporizador, "los que les impide saber si en el momento de la explosión va a pasar alguien o no por delante".

Ante esto, desde la Unión de Guardias Civiles de Galicia solicitaron hoy que se aumente el número de efectivos destinados a la seguridad ciudadana, y que éstos dejen de realizar labores de complemento a otros servicios públicos. "Si en la Guardia Civil hubiera prostitutas serían ellos, porque hacen de todo", criticó, y apuntó que estos hechos sólo sirven para "vestir a un santo, desvistiendo a otro".

FALTA DE EFECTIVOS.

En concreto, explicó que los guardias civiles de seguridad ciudadana de las zonas cercanas a la casa del ex presidente de la Xunta Manuel Fraga están destinados "íntegramente" a vigilar su casa y seguridad, lo que "limita la capacidad de respuesta de los agentes en las zonas limítrofes".

"No quiero frivolizar con esto porque Fraga está amenazado de muerte por ETA y Resistencia Galega y corre un riesgo real pero debería crearse una unidad exclusiva para dicha vigilancia o bien contratar a cargo del ministerio a guardias jurados privados", apuntó.

Además señaló que la falta de personal ha provocado que se creen patrullas unipersonales, un hecho calificado de "temeridad" por parte de Mato, que insistió en que "si agreden a un guardia civil que va sólo y en el medio del monte no se descubre hasta el día siguiente".

Mato solicitó también la subida del salario para los agentes de Seprose, los encargados de trasladar a presos de riesgo, pues explicó que "son los que menos cobran", a pesar de que "corren mucho riesgo de contraer enfermedades y pasan días enteros con terroristas".

Finalmente, criticó la "descoordinación policial" que hace que no compartan bases de datos entre la Policía local, la Nacional y la Guardia Civil y, en ocasiones, "se encuentren siguiendo al mismo sospechoso sin saberlo"; y solicitó formación continuada y medios para mantenerse al día, por ejemplo, en la búsqueda de pruebas "en vez de dedicar tanto tiempo a saber desfilar bien".