20 de septiembre de 2019
4 de mayo de 2008

Urkullu dice que la consulta "no tiene valor jurídico" y puede celebrarse con violencia, a diferencia del referéndum

Urkullu dice que la consulta "no tiene valor jurídico" y puede celebrarse con violencia, a diferencia del referéndum
EP

BILBAO, 4 May. (EUROPA PRESS) -

El presidente del EBB del PNV, Iñigo Urkullu, aseguró hoy que "se confunde" la consulta y el referéndum que se incluyen en la 'hoja de ruta' del lehendakari, Juan José Ibarretxe, porque la primera no tiene valor jurídico y puede celebrarse aunque persista la violencia terrorista, al contrario del referéndum.

Además, reconoció que no se ha sabido "trasladar a la sociedad, ni al estadio político e, incluso, dentro del propio partido" el verdadero objetivo de la propuesta planteada por Ibarretxe en septiembre en el Parlamento vasco.

En una entrevista en El Diario Vasco, recogida por Europa Press, advirtió de que "en absoluto" se ha solicitado desde el PNV al lehendakari que retire dicha propuesta, aunque sí realizó "autocrítica" porque "quizás" se ha "dramatizado en exceso" sobre esta cuestión "hasta el punto de que se han hecho fetiches y caricaturas sobre cuál es su verdadero objetivo".

"Y esta iniciativa institucional no hace más que reforzar la necesidad de un acuerdo ante los incumplimientos de ETA, en cuanto a los principios éticos, y del Gobierno español, en cuanto al principio democrático de que la sociedad vasca sea consultada sobre su estatus político. Vamos a ser capaces de explicar mejor el principio ético y democrático de esta iniciativa", señaló.

Urkullu indicó que el referéndum final de la 'hoja de ruta' sí tiene que ser en ausencia de violencia, "no así la consulta, que no tiene validez jurídica".

A su juicio, la persistencia de la violencia terrorista supondría posponer el referéndum sobre un acuerdo político final entre los partidos previsto para 2010, pero no afecta directamente a la consulta, que "sólo tiene un efecto político de apelación a la sociedad vasca, para que exija a ETA el final de la violencia y para que los partidos busquemos un acuerdo que luego sí sea refrendado por la sociedad".

Preguntado por la negativa del presidente del Gobierno central, José Luis Rodríguez Zapatero a permitir la mencionada consulta, Urkullu advirtió de que "el PNV sabe arriesgar cuando hay que arriesgar", aunque "no se lanza a la aventura por la aventura".

En este sentido, recordó que el Estatuto de Gernika no contempla la capacidad de la consulta, como sí lo hacen los estatutos catalán y andaluz, pero añadió que "la actualización de los Derechos Históricos debe contemplar la capacidad de consulta". "El PNV no va a entrar en nada que no sea legal", remarcó.

El dirigente del PNV explicó que desea que el diálogo Ibarretxe-Zapatero sirva para "la profundización del autogobierno", que supone "un problema político irresuelto, de convivencia de identidades y sentimientos". "Esto es una cuestión de Estado, como ocurrió hace 30 años. Por eso apelamos a un acuerdo singular entre vascos y con el Estado, en base a los Derechos Históricos, que dé solución a la profundización en el autogobierno", añadió.

ADELANTO ELECTORAL

Respecto al posible caso de que la negativa a la celebración de la consulta suponga, como anunció Ibarretxe, un adelanto de las elecciones autonómicas, Urkullu se mostró favorable, en principio, a agotar la legislatura vasca porque "hay un programa tripartito con leyes pendientes todavía", que habría que "separar de la iniciativa institucional".

"Bien es cierto que el lehendakari dijo que si no se aceptaba por el Parlamento vasco la consulta, estaríamos hablando de la disolución del Parlamento y la convocatoria de elecciones. Pero el PNV querría analizar la situación con el lehendakari en cada momento", explicó.

En el horizonte de esas elecciones autonómicas, aseguró que el PNV no tiene "miedo" por "una posible extrapolación de las generales", donde vencieron los socialistas, porque en aquel caso "había una coyuntura de bipartidismo y bipolarización".

"Si el PSE quiere afrontar las elecciones autonómicas extrapolando las generales y haciendo 'las cuentas de la lechera', en vez de buscar acuerdos de Estado, pues podemos ir a un choque de locomotoras. No le tengo miedo a unas elecciones con ese planteamiento. Pero haciendo un ejercicio de responsabilidad me pregunto: ¿Y después qué?", advirtió.

En cuanto a si se repetirá el acuerdo con EA y EB para formar el Gobierno vasco, señaló que tras los comicios autonómicos se comprobarán "los resultados y las sintonías que se dan entre los programas, sin dejarnos llevar por opiniones ni externas, ni internas".

Respecto al deseo del diputado general jeltzale de Vizcaya, José Luis Bilbao, apostando por un acuerdo con el Partido Socialista, Urkullu indicó que lo entiende, no como un pacto de gobierno, sino "más bien" como "una relación con el PSOE, en la medida que el PP se autoexcluye", para "dar un acuerdo global singular en el desarrollo del autogobierno".