26 de febrero de 2020
17 de enero de 2020

La Biblioteca de Navarra adquiere 151 obras de los siglos XVI al XXI para su recuperación y conservación

La Biblioteca de Navarra adquiere 151 obras de los siglos XVI al XXI para su recuperación y conservación
Una de las obras adquiridas por la Biblioteca de Navarra - GOBIERNO DE NAVARRA - ARCHIVO

PAMPLONA, 17 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Biblioteca de Navarra ha adquirido a lo largo del año 2019 un total de 81 piezas bibliográficas, que se corresponden con 151 obras en 91 volúmenes, procedentes de librerías de viejo, anticuarios y subastas, con el objetivo de recuperar y conservar la memoria bibliográfica de Navarra.

Del total de adquisiciones, el 80% corresponden a los siglos XIX y XX aunque hay también otras obras pertenecientes a los siglos XVI al XVIII y del siglo XXI.

Los criterios de selección han tenido en cuenta al autor de la obra, la temática de la misma y que la publicación sea navarra. El conjunto incluye piezas impresas, manuscritas, carteles, dibujos o mapas, ha destacado el Gobierno foral en una nota.

Desde un punto de vista tipológico, hay una mayoría de elementos impresos, 68 en total, que se corresponden con monografías, folletos y separatas. Las piezas manuscritas, que son tres, son las de mayor valor cultural. Dos de ellas van a requerir un estudio detenido por especialistas.

La primera de estas piezas es un texto del cosmógrafo tudelano del siglo XVI, Francisco Vicente de Tornamira, que se corresponde con la segunda parte de la obra titulada Chronographia y repertorio de los tiempos. Contiene la descripción geográfica de diferentes regiones de Europa y de algunas zonas del África subsahariana y del Magreb.

El segundo manuscrito es un volumen facticio que contiene, entre otros textos, diecisiete breves composiciones literarias de Arturo Campión, escritas entre 1868 y 1870, siendo un adolescente en su etapa de estudiante en el Instituto Provincial de Segunda Enseñanza de Pamplona.

Entre los tres carteles adquiridos destaca, por su rareza en cuanto al soporte, un cartel impreso en Pamplona en 1762 en tela de seda, en honor a Joaquín de Arteaga y Lazcano, heredero del señorío de Lazkao. Otro de los carteles, con fecha de 1879, anuncia en euskera -Elizondoco bestac- las fiestas de la feria de ganado en Elizondo de ese año, y supone una interesante muestra etnográfica.

GÉNEROS DE LAS OBRAS

En las adquisiciones más antiguas dominan las de materia religiosa o hagiográfica. No obstante, además de un manuscrito de temática geográfica, entre las nuevas incorporaciones se encuentra alguna obra histórica -Compendio histórico de la ciudad de Ejea (Pamplona, 1790)-, de talante político-administrativo -Real Cédula sobre arrendamiento de tierras (Pamplona, 1786)-, o vinculadas a ciertos usos y etiquetas de la época -Nuevo estilo y formulario de escribir cartas y responder á ellas en todos los géneros de correspondencia (Pamplona, 1748)-.

En las obras del siglo XIX aparece temática más variada, con títulos relacionados con el arte, la historia, la política o libros escolares. A resaltar dos folletos de 1880 sobre la construcción del ferrocarril a su paso por Navarra, un informe de José María Zuaznavar, miembro del Consejo Real de Navarra (Pamplona, 1821), sobre el contrabando en las fronteras aduaneras de la Ribera de Navarra o un folleto que narra desde la óptica liberal la defensa de Estella durante el sitio carlista acaecido en julio de 1873.

De los primeros años de actividad del Instituto de Segunda Enseñanza de Pamplona es un manuscrito escolar titulado Curso de Historia natural. Son los apuntes de clase tomados por un alumno, el lodosano Andrés Baztan y Goñi, de las lecciones impartidas durante el curso 1847-48 por el profesor Juan de Mata Uriarte.

Del siglo XX destaca la adquisición de dos colecciones infantiles de Cuentos coloreados de Calleja, escritos e ilustrados por de Salvador Bartolozzi -16 cuentos de las Aventuras maravillosas de Pipo y Pipa y 10 de Pinocho contra Chapete-, así como otros dos libros infantiles ilustrados por su hija Francis Bartolozzi.

Además, existen publicaciones actuales de cortísima tirada que no circulan por los canales de distribución editorial, y por su rareza forman parte del patrimonio bibliográfico. Es el caso de un ejemplar de la obra del escritor y pintor Javier Mina -El paseo, libro de artista (Pamplona, 2012)-, basado en la exposición que bajo el mismo título inauguró en la Galería Arteko de San Sebastián. El autor elaboró una edición restringida a diez ejemplares en papel couché con fotografías, acuarelas y collages originales a color.