3 de diciembre de 2020
1 de septiembre de 2007

Blanco respalda a la dirección del PSN y rechaza tanto un congreso extraordinario como una moción de censura a Sanz

No se debatió la propuesta de resolución del Foro para el Relanzamiento y Mariano Cerezo, de la Ribera, anunció su baja

PAMPLONA, 1 Sep. (EUROPA PRESS) -

El secretario de Organización del PSOE, Pepe Blanco, mostró el total respaldo del partido a la dirección política del PSN en el transcurso de un tenso comité regional en el que comunicó que tanto Carlos Chivite como Fernando Puras conocían desde "el primer día" que Ferraz no autorizaba el pacto con NaBai.

Este dato fue seguido con interés por las voces críticas que han surgido tras el veto al pacto. Según fuentes consultadas por Europa Press, la mayor parte de los 56 militantes que tomaron la palabra cuestionaron que ninguno de los dos dirigentes comunicaran el veto ni a la Ejecutiva ni al comité regional y que, además, mantuvieran abiertas las negociaciones con NaBai durante 70 días.

"Si lo hubiéramos sabido desde el principio, quizá hubiéramos actuado de otra manera, pero lo que hicieron desgastó al partido", dijeron varios militantes críticos.

El comité regional comenzó a las 10 horas y concluyó a las 16.30, con presencia de 150 de los alrededor de 200 miembros, además de varios invitados.

Pese a que la mayor parte de las 56 intervenciones cuestionaron la decisión del PSOE y a la actual dirección - también hubo voces de apoyo-, Blanco no percibió que la "mayoría" del máximo órgano entre congresos pida la dimisión de Chivite y de toda la Ejecutiva, por lo que garantizó en rueda de prensa que no habrá congreso extraordinario, sino "cuando toque".

Ante los medios, lamentó que se dilatara "demasiado tiempo" la gestión "de la decisión" contraria al pacto y lo atribuyó a un "problema de entendimiento y de comprensión" dentro del socialismo navarro, aunque también pudo incidir la dirección federal. Señaló también que aunque no se daban las condiciones para gobernar con NaBai se abrieron "muchas posibilidades".

Según fuentes consultadas por Europa Press, Blanco defendió a puerta cerrada que tanto el secretario general como el candidato a la presidencia actuaron "de buena fe" pero que no iba a juzgar si lo hicieron bien o mal.

Ante los medios - compareció en dos ocasiones-, el secretario de Organización extrajo una "conclusión positiva" de la reunión, porque el 95 por ciento de los presentes, apuntó, acató la decisión de Madrid y "no hay elementos de discrepancia".

Apuntó que no se puede conocer el apoyo con el que cuenta la dirección porque no se realizó ninguna votación. No obstante, el Foro para el Relanzamiento, formado por críticos de la Comarca de Pamplona y Zona Media, no consiguió que se sometiera a refrendo una propuesta de resolución en la que además de pedir la salida de la dirección se tildaba de error la decisión de Ferraz.

Blanco accedió a analizar este documento, no así el facilitado por los críticos de la Ribera, sector que aupó a Carlos Chivite a la secretaría general en 2004.

Mariano Cerezo, concejal de Tudela y miembro de este último grupo, anunció su baja irreversible del partido. "Es la tercera vez que lo anuncia. Si la tiene tomada que la ejecute. Lo que no se puede es quererse ir, querer participar en las reuniones del partido", replicó Blanco y afirmó que la posición de "muy pocos" no puede elevarse a "categoría". "Doy por cerrado el debate", proclamó.

Según Blanco, en el futuro el PSN no sólo pasará de ser tercera a segunda fuerza en Navarra (actualmente Nafarroa Bai) sino que en las elecciones generales de marzo será el partido más votado, tres o cuatro puntos por encima del UPN, según los datos que maneja. Puso como ejemplo para el PSN el caso de Galicia, en donde el Partido Socialista llegó a ser tercera fuerza y "encontró su camino".

Blanco aseguró que la decisión del partido no tiene "nada de excepcionalidad", porque los estatutos atribuyen a la dirección las políticas de alianzas en cualquier ámbito, "norma nunca cuestionada" porque las mismas tienen "implicaciones que desbordan el ámbito de una Comunidad o municipio y repercuten en el conjunto". Indicó que el resultado electoral obligó a explorar la opción de NaBai. "Algo sea posible no quiere decir que sea lo más conveniente", comentó Blanco, quien apuntó que también la Ejecutiva federal hubiera adoptado la decisión contraria.

El secretario de Organización indicó que si se autorizaron pactos en varios municipios con NaBai e IU fue porque para llegar a gobernar en el ámbito autonómico antes se debe comprobar en el local la compatibilidad de los proyectos. "Es una decisión lógica", apuntó.

Blanco insistió en que se adoptó la postura "más conveniente" para Navarra, para España y para el partido y fue aplicada con "total lealtad". Aseguró que el "malestar" de algunos militantes no es nuevo, porque proviene del sector que perdió el anterior congreso ordinario y algunas "voces nuevas, muy pocas".

De Nafarroa Bai dijo desconocer si se trata de una "coalición destinada a permanecer" o si las circunstancias políticas en la CAV pueden influir en Navarra. Al respecto, se mostró intrigado por el papel que desempeñarán los partidos que la integran si Ibarretxe sigue adelante con su plan de consulta. También cuestionó que concejales de NaBai pidieran, junto con ANV, la liberación de Otegi.

Finalmente, también subrayó que pese a no estar en el gobierno, el cambio "ya ha empezado" porque UPN no podrá gobernar de la misma manera, gracias a la oposición del PSN.

No ve "opciones" para una moción de censura contra el recién elegido presidente de Navarra, Miguel Sanz. Blanco precisó que no hay pacto con UPN sino la palabra de Sanz de asumir la presidencia y no convocar elecciones si facilitaban su investidura.

FORO PARA EL RELANZAMIENTO

Ante los medios, Ángel García Undiano, portavoz del Foro para el Relanzamiento, agradeció la aclaración de Blanco de que Chivite y Puras conocían que se vetaría el pacto con NaBai. "El desgaste que ha tendido el PSN ha sido muy grande. La decisión de Ferraz constituye un error político aunque entendemos que quizá con una interlocución mejor esto se podrían haber llevado de mejores formas", indicó y criticó que Chivite trate de obviar lo ocurrido desde el 27 de mayo.

El Foro valorará si presenta una moción de censura contra la dirección. El portavoz reconoció que "es un procedimiento bastante complicado y ese tema no lo hemos debatido" que "será difícil llevarlo a la práctica". El grupo aboga por que ningún militante abandone el partido y pide que se inicie una nueva etapa política.

Por su parte, Mariano Cerezo, anunció su baja de un partido que considera donde priman las "actitudes autoritarias" que traslada a los descontentos que tienen la "puerta abierta". "Yo por supuesto que me voy a marchar, considero que no es mi sitio", dijo y afirmó que el texto presentado por militantes de la ribera no era "insultante", como apuntó Blanco, sino que recogía un retrato de los hechos. También lamentó que no se le dejara hablar y que primaran los estatutos frente a su trayectoria.

El grupo de la Ribera se reunirá el lunes en Ablitas. Entre otras cuestiones, Cerezo valorará si abandona su puesto de concejal o se pasa al grupo mixto. Sobre la posibilidad de crear un nuevo partido, defendió que "los ciudadanos no se merecen dejarlos abandonados. "Creo que debiéramos hacer algo, alguien tendrá que dar una oportunidad a la gente desencantada", dijo. En su opinión, el comité sirvió para, en vez de calmar los ánimos, incrementarlos.