24 de enero de 2021
2 de diciembre de 2020

La bolsa de empleo de Derechos Sociales permite cubrir las bajas de cuidador de residencias en la segunda ola del Covid

PAMPLONA, 2 Dic. (EUROPA PRESS) -

La bolsa de empleo promovida por el Departamento de Derechos Sociales del Gobierno foral para responder a posibles necesidades de contratación de personal cuidador en residencias ha permitido cubrir las bajas sobrevenidas por el COVID-19 en esta segunda ola.

La bolsa estaba integrada por 450 personas: 150 contaban con títulos de certificados de profesionalidad o módulos formativos; y otras 305 tras ser formadas este verano en cuidados básicos a personas dependientes por el Servicio Navarro de Empleo, con la participación de la Agencia Navarra de Autonomía y Desarrollo de las Personas.

A la hora de realizar contrataciones, tienen prioridad las personas con formación más solvente. En caso de no encontrar perfiles, el sistema recurre a la bolsa de personas con formación básica. De segundo grupo, finalmente cerca del 20% ha sido contratado a través de la bolsa (y otro 16% estaba trabajando, en este sector u otros).

En las zonas rurales, las bolsas de empleo se han utilizado en mayor medida que en Pamplona. Ha tenido especial utilidad en la zona noroeste de Navarra. En concreto, en las áreas de Bera, Lesaka y Lekaroz prácticamente el 50% de las personas formadas han sido contratadas.

La consejera Maeztu ha valorado positivamente la utilidad de esta bolsa. "A diferencia de la primera ola, sorpresiva, las formación exprés realizada ese verano ha permitido cubrir con total tranquilidad las bajas por enfermedad o aislamientos preventivos del personal ordinario", ha indicado.

En las 71 residencias, públicas y privadas, de la tercera edad de Navarra, 500 cuidadores causaron baja por COVID-19. Las medidas urgentes aprobadas permitieron no exigir cualificación a este personal (de las cerca de 1.300 personas inscritas en la bolsa de empleo de emergencia, 1.000 carecían de formación).

De cara a cubrir estos puestos, el Departamento facilita en primer lugar a las residencias y centros de mayores los listados de las 150 personas con formación solvente a las residencias (se desconoce el número de contrataciones realizadas). En caso de que no localice personal, facilita la bolsa de cuidadores básicos.

"El objetivo era garantizar la atención en residencias y centros de mayores y se ha cumplido", ha insistido Maeztu, quien ha recalcado que ahora el reto es que estas 305 personas "continúen los itinerarios formativos para un ámbito, el sociosanitario o el de la atención a personas, que representa un nicho de empleo y que está necesitado de una mayor profesionalización".

La consejera ha agradecido la disposición de estas personas a aportar y trabajar en residencias en esta crisis sanitaria, y ha subrayado que es preciso contar con personal cualificado para trabajar en centros asistenciales y apostar por la formación para el empleo.

De los 30 cursos de cuidados básicos, de 30 horas, realizados en toda Navarra, la mitad fueron en Pamplona y Comarca, atendiendo a la población. No obstante, es donde menos impacto ha tenido la bolsa de personal de cuidados básicos (9 contratos). La mayor parte de la gente que tiene formación reside en la capital navarra y cercanías. La carencia de personal formado afectaba sobre todo a zonas rurales. Además, en Pamplona y Comarca hay dinámicas de incorporación laboral directas, como entrega de currículum, listados de antiguas empleadas, etc.

La asociación de residencias y servicios de atención a mayores Lares Navarra, gestor de la bolsa de empleo, ha realizado un análisis, sobre 284 encuestas respondidas, y ha detectado que de las 305 personas, aproximadamente un tercio o ha sido contratada o estaba trabajando, en el ámbito sociosanitario u otro. Los rechazos de oferta por otros motivos se han debido fundamentalmente al desplazamiento y a la conciliación. Por ejemplo, en este colectivo, el 40% de los participantes no disponía de carné o vehículo propio y, en las zonas rurales, no existe la facilidad del transporte público, según el informe.

NUEVO ITINERARIO

El 76% de las personas participantes en los cursos básicos se han mostrado dispuestas a seguir formándose en el ámbito sociosanitario. A la oferta de certificado de profesionalidad sociosanitario de nivel 2 y en respuesta al envejecimiento de la población, el SNE va poner en marcha en 2021 un nuevo itinerario, el de Servicio domiciliario con orientación al mayor.

Diseñado por el organismo, contempla el certificado completo de nivel 1 de Empleo doméstico y tres módulos específicos de comunicación e interrelación, activación y cuidados físicos y activación cognitiva. Estos contenidos persiguen capacitar a trabajadores para que mantener y mejorar la autonomía de las personas mayores en su propio hogar. "Se supera el concepto de cuidados, el de "hacerles" las cosas. Y avanza hacia otro de activación en la medida de lo posible: hacer la compra o la comida con ellos, por ejemplo", ha adelantado la consejera.

GUÍAS EN YOUTUBE

Para la formación de 30 horas en cuidados básicos a personas dependientes, el SNE contó con Cruz Roja, Arete, Idea y Gesinor, con coordinación también de Lares Navarra. Además, con producción de Capitalmente, ha generado cinco vídeos de autoaprendizaje relacionados con los contenidos del curso.

El SNE, a través de su canal de youtube, los pone a disposición de residencias, para que sirvan de guía en nuevas incorporaciones de personal o para la actualización de conocimientos. Además, se ha generado específicamente otro vídeo tutorial de desinfección de residencias y centros sociosanitarios.