15 de noviembre de 2019
  • Jueves, 14 de Noviembre
  • 29 de julio de 2009

    Buztintxuri contará con un edificio de apartamentos tutelados con capacidad para al menos 50 residentes

    PAMPLONA, 29 Jul. (EUROPA PRESS) -

    El Ayuntamiento de Pamplona ha iniciado el procedimiento administrativo para la construcción de un nuevo edificio de apartamentos tutelados en el barrio de Buztintxuri que contará con capacidad para al menos 50 residentes.

    Con este edificio, y sumando el que está en proceso en la Milagrosa, serán 6 los inmuebles que se destinen a este fin en la ciudad, hasta alcanzar al menos las 300 plazas.

    El concejal de Proyectos Estratégicos, Javier López, y el concejal de Bienestar Social y Deporte, Francisco Javier Lorente, presentaron hoy en rueda de prensa el concurso para adjudicar la redacción del proyecto constructivo y de la dirección de obra, que se publicará próximamente en el Diario Oficial de las Comunidades Europeas (DOCE).

    El futuro inmueble se ubicará en la parcela E 7 (resultante del proyecto de reparcelación de la Unidad PA del sector Buztintxuri-Euntzetxiki), de 914 metros cuadrados de superficie. Esta parcela, de equipamiento público, linda por el norte, este y oeste con el vial, y por el sur con un bloque de viviendas. El nuevo edificio contará con entre 45 y 50 apartamentos distribuidos en planta baja más cinco alturas, con un total de 5.490 metros cuadrados construidos.

    Cuando acabe la tramitación y construcción de este nuevo edificio serán ya seis los barrios de la ciudad que cuenten con estas infraestructuras: Casco Viejo, Iturrama, San Juan, Rochapea, Milagrosa y Buztintxuri. Los apartamentos tutelados son una iniciativa municipal que pretende mejorar la calidad de vida de las personas mayores, promover su autonomía personal, familiar y social, favorecer la convivencia y atender las necesidades derivadas de la dependencia.

    El pliego preparado por el Consistorio establece que el trabajo que se encargue será 'llave en mano', por lo que en el proyecto se deberá incluir el mobiliario y el equipamiento necesario para el edificio.

    También establece que cada apartamento deberá tener asignado un trastero, los ascensores deberán permitir la plena accesibilidad de usuarios con limitaciones graves de movilidad y que todos los apartamentos deberán contar con vistas y ventilación al exterior de la manzana.

    Además, el condicionado del concurso para la redacción del proyecto constructivo resalta la necesidad de crear el mayor número posible de apartamentos dobles, conforme a la Ley Foral que regula el diseño y construcción de apartamentos tutelados, de forma que de acuerdo con las condiciones de la parcela, de 914 m2, el edificio podría albergar en sus cinco plantas entre 45 y 50 apartamentos, a expensas de las zonas comunes de cada planta.

    Los apartamentos individuales deberán tener una superficie mínima de 29 m2 y los dobles de 35 m2, todos ellos con cocina, salón, dormitorio (con ese uso exclusivo), y aseo con ducha de asiento, retrete, lavabo y bidé.

    De acuerdo con el pliego de condiciones del concurso, que se publicará en los próximos días, el proyecto incluye tanto la redacción del proyecto constructivo como la dirección de obra. El presupuesto de licitación asciende a 370.000 euros, de los que 185.000 corresponden al proyecto constructivo y otros 185.000 a la dirección de obra, y se ha previsto un plazo de ejecución máximo de 90 días naturales. El plazo de presentación de las ofertas será de 40 días a contar desde la publicación del anuncio de licitación en el DOCE.

    RECURSOS SOCIALES

    Los apartamentos tutelados forman parte de los recursos sociales destinados al sector de personas de la tercera edad y vienen definidos como viviendas con características arquitectónicas adecuadas a las personas de la tercera edad, destinadas a solucionar problemas de alojamiento a personas que puedan vivir de forma independiente, pudiendo estar dotadas de servicios comunes.

    En los cuatro edificios consolidados hoy hay un total de 206 plazas, de las que 174 corresponden a 87 apartamentos dobles y las restantes 32 a otros tantos apartamentos individuales.

    Estas viviendas cuentan con los servicios de un encargado de edificios para las pequeñas atenciones de mantenimiento, una trabajadora familiar con funciones de supervisión y de referencia, y una trabajadora social. Los apartamentos se destinan a personas mayores y válidas que no tienen vivienda, o con graves problemas para acceder a una (se valoran parámetros relacionados con el nivel de renta y patrimonio).

    Para solicitar este servicio es necesario ser mayor de 65 años de edad si se solicita plaza individual -la opción más frecuente-, o en el caso de las parejas uno de los cónyuges debe tener tal edad y el otro más de 63 años, para matrimonios o personas ligadas por una relación análoga a la conyugal.

    Además, los residentes deben ser personas válidas, es decir, deben mantener una autonomía personal que les permita realizar las gestiones derivadas de su atención personal. Las solicitudes y el estudio de cada caso se tramitan a través de las Unidades de Barrio.