20 de octubre de 2019
  • Sábado, 19 de Octubre
  • Viernes, 18 de Octubre
  • 18 de septiembre de 2019

    El jurado declara culpables de homicidio a los tres acusados por el crimen de Tudela

    PAMPLONA, 18 Sep. (EUROPA PRESS) -

    El jurado popular que ha enjuiciado el estrangulamiento en noviembre de 2016 en Tudela de Wilson Alejandro Yanza Heredia, de 33 años y nacionalidad ecuatoriana, ha declarado a los tres acusados culpables de un delito de homicidio al considerar probado que siguieron un "plan urdido" para matarle.

    Tras el veredicto del jurado, compuesto por cinco hombres y tres mujeres, el Ministerio Fiscal ha solicitado al magistrado presidente del juicio que imponga a los tres procesados, la esposa de la víctima y dos sobrinos de esta, 13 años de prisión para dos de ellos _la esposa y el sobrino que perpetró el estrangulamiento_ y 11 años para la sobrina, ya que los miembros del jurado han estimado en su conducta una atenuante, al apreciar la existencia de un trastorno mixto de la personalidad con marcados rasgos dependientes que en situaciones estresantes merman su capacidad de respuesta.

    La defensa de la esposa de la víctima, la acusada Irene de Fátima Sabino, ha solicitado una pena de 10 años, la misma que la requerida por el letrado del autor material del crimen, Ronaldo Dias Camargo, sobrino de la anterior. Por su parte, el abogado de la tercera inculpada, Rozilene de Fátima Camargo, ha reclamado una pena de 5 años de prisión, ha informado en un comunicado el Tribunal Superior de Justicia de Navarra.

    El crimen se perpetró el 2 de noviembre de 2016 en una vivienda de Tudela. El jurado ha declarado probado que, siguiendo el plan urdido, Ronaldo Dias Camargo, aprovechando que Wilson Alejandro Yanza estaba en pie, le agarró fuertemente por la espalda y le estranguló con su antebrazo oprimiéndole el cuello durante entre dos y cinco minutos.

    Posteriormente, los tres encausados se dirigieron por carreteras secundarias y caminos hasta una explanada de gravilla a orillas del río Ebro, situada en las cercanías de la Empresa Hidroeléctrica del Cantábrico, en el municipio de Castejón, en donde arrojaron el cadáver al río.

    Para leer más