29 de septiembre de 2020
14 de agosto de 2020

Sakana contará con una planta de compostaje con capacidad para tratar hasta 1.000 toneladas de residuos al año

El consejero Ciriza ha visitado las obras de la nueva instalación, que se construye en Arbizu

Sakana contará con una planta de compostaje con capacidad para tratar hasta 1.000 toneladas de residuos al año
Visita a las obras de la planta de compostaje de la Mancomunidad de Sakana - GOBIERNO DE NAVARRA

PAMPLONA, 14 Ago. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Navarra destina 620.000 euros para la planta de compostaje que la Mancomunidad de Sakana está construyendo en Arbizu, y que dará servicio a las localidades cercanas que recojan selectivamente materia orgánica. Está previsto que las obras finalicen el próximo mes de octubre.

El consejero de Cohesión Territorial, Bernardo Ciriza, y el director general de Administración Local y Despoblación, Jesús Mª Rodríguez, han visitado las obras de esta nueva planta que se ubica en un terreno de 14.000 metros cuadrados junto al vertedero de Arbizu.

En la visita también han participado el gerente de Nilsa, Fernando Mendoza, el presidente de la Mancomunidad de Sakana David Oroz, la gerente de la Mancomunidad, Itziar Iribarren y la secretaria de la Mancomunidad, Miren Ortiz, así como el alcalde Arbizu, Francisco Javier Razquin.

La nueva planta de compostaje constará de un edificio cubierto de planta rectangular y dimensiones de 25,20 metros de ancho y 100 metros de longitud, con una superficie construida de 2.520 m2. Se prevé que pueda tratar hasta 1.000 toneladas de residuos al año. Dará servicio a una treintena de localidades de la Mancomunidad.

La instalación se ubica en el paraje de Utzubar, que fue desafectado y cedido por el Ayuntamiento de Arbizu a la Mancomunidad por un plazo de 20 años, con opción de prórroga por periodos sucesivos de 5 años hasta un máximo de 30.

El proyecto cuenta con un presupuesto de 855.638,88 euros, IVA excluido, que financiará el Gobierno de Navarra a través de una aportación de 684.511,10 euros con cargo al Plan de Inversiones Locales, y con una aportación restante a cargo del Consorcio de Residuos de Navarra de 76.330,78 euros y del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico de 94.797 euros, ha informado el Ejecutivo foral en una nota.

La empresa Guillen Obras y Proyectos S.L. es la encargada de la construcción, cuya dirección de obra realiza Zuazo Ingenieros, S.L. y Mikel Zuazo Letamendi (ITEA). Se prevé que la construcción de la planta cuente con un plazo de ejecución de 5 meses, por lo que podría estar terminada a finales de año.

MANCOMUNIDAD DE SAKANA

La Mancomunidad de la Sakana se encarga de recoger los residuos urbanos de más de 30 localidades de la zona: Aizkorbe, Alsasua, Arbizu, Arruazu, Bakaiku, Dorrao, Egiarreta, Ekai, Errotz, Etxarren, Etxarri Aranatz, Etxeberri, Hiriberri, Ihabar, Irañeta, Irurtzun, Iturmendi, Izurdiaga, Lakuntza, Lizarraga, Lizarragabengoa, Murgindueta, Olazagutía, Satrustegi, Uharte Arakil, Unanu, Urdiain, Urritzola, Ziordia y Zuhatzu.

Para la recogida de residuos se emplean cuatro sistemas según cada localidad: los contenedores urbanos, el sistema de recogido mixto y el sistema puerta a puerta, además de la recogida específica para empresas.

La Mancomunidad de Sakana fue una de las primeras entidades en la puesta en marcha del sistema puerta a puerta, el más extendido hoy en día en la zona de la Barranca. Se emplea en Olazagutía, Urdiain, Iturmendi, Bakaiku, Etxarri Aranatz, Arbizu, Lakuntza y Uharte Arakil. Los vecinos separan en sus domicilios la materia orgánica, los envases ligeros, el papel y el cartón, el vidrio y el rechazo y lo depositan en los cubos particulares el día que corresponde. Este sistema tiene una tasa de recogida selectiva del 77%.

La recogida a través de un sistema mixto se lleva a cabo en poblaciones con pocos habitantes, como Ziordia, Arruazu, Irañeta, Arakil (Aizkorbe, Egiarreta, Ekai, Errotz, Etxarren, Etxeberri, Hiriberri, Ihabar, Izurdiaga, Murgindueta, Satrustegi, Urritzola y Zuhatzu), Ergoiena (Unanu, Dorrau y Lizarraga) y Lizarragabengoa. En estos casos, la materia orgánica se emplea para hacer compost de manera particular o colectiva. Los envases ligeros, el papel y el rechazo se depositan en cabañas a las que cada vecino accede mediante llave electrónica. La recogida selectiva a través de este sistema se sitúa en una tasa del 62%.

Los contenedores urbanos se siguen empleando en Alsasua e Irurtzun, donde la ciudadanía cuenta con depósitos convencionales para orgánico y rechazo, papel y cartón, envases ligeros y vidrio. Este sistema tiene una tasa de recogida selectiva del 40%. El 56,5% de los residuos de Sakana se recogen de forma selectiva.

Para leer más