28 de mayo de 2020
31 de marzo de 2020

El Consejo Escolar del Estado discrepa sobre cómo afrontar el final del curso tras la suspensión de las clases

El órgano consultivo se emplaza al 7 de abril para votar las propuestas que trasladará a las administraciones educativas

El Consejo Escolar del Estado discrepa sobre cómo afrontar el final del curso tras la suspensión de las clases
Aula del colegio público Joaquín Costa de Madrid. - OSCAR CAÑAS - EUROPA PRESS - ARCHIVO

MADRID, 31 Mar. (EUROPA PRESS) -

Los miembros del Consejo Escolar del Estado discrepan sobre cómo afrontar el final del curso académico 2019-2020 tras la suspensión de las clases presenciales por la crisis del coronavirus, y su comisión permanente ha pospuesto hasta el martes 7 de abril la definitiva votación de las propuestas que remitirá a las administraciones educativas, explican a Europa Press fuentes de este órgano.

La comisión permanente del órgano consultivo, integrado por representantes de las comunidades autónomas, sindicatos de enseñanza, patronales, organizaciones de padres de alumnos y estudiantes, se ha reunido este martes por videoconferencia sin llegar a un acuerdo sobre la manera de concluir el actual curso, que millones de estudiantes españoles siguen desde sus hogares por el confinamiento.

El Consejo Escolar había presentado un documento, redactado inicialmente por la patronal de centros concertados Escuelas Católicas, con propuestas sobre las actuaciones en educación que convendría adoptar como consecuencia de la situación creada por el coronavirus y el Estado de Alarma decretado por el Gobierno. Sin embargo, varias organizaciones han realizado críticas al documento, al que se podrán presentar enmiendas durante los dos próximos días.

DOS ESCENARIOS: VOLVER A CLASES PRESENCIALES O SUSPENSIÓN DEFINITIVA

El documento plantea dos escenarios: la posibilidad de que los centros educativos puedan volver a abrir antes de junio, o que se mantenga la enseñanza a distancia durante el resto del curso. En el supuesto de que se reanuden las clases presenciales, el borrador propone que no se avance más con los programas educativos para centrarse en repasar los contenidos ya impartidos durante el curso.

En el caso de que las clases se suspendieran definitivamente para lo que resta de curso, que finaliza en junio, se propone que el tercer trimestre se considere en cuarto de la ESO y segundo de Bachillerato como recuperación de los trimestres anteriores, para que así los estudiantes puedan obtener el título y, en el caso de segundo de Bachillerato, hacer las pruebas de acceso a la universidad.

Sobre estas pruebas, que el Gobierno y las comunidades autónomas ya han decidido aplazar hasta finales de junio y primeros de julio, el borrador del Consejo Escolar del Estado solicita que se fijen "de manera urgente la estructura concreta y temarios" de estos exámenes, la antigua Selectividad, así como criterios idénticos en todas las comunidades para "evitar posibles discriminaciones".

EN CONTRA DE PROLONGAR EL CURSO A JULIO

Además, el documento sugiere que las pruebas extraordinarias para todos los cursos se realicen en septiembre, y desaconseja prolongar clases o evaluaciones en el mes de julio. "Hay que tener en consideración que los profesores, alumnos y familias están haciendo un esfuerzo para seguir el curso con la formación en línea; ahora no están de vacaciones y la carga psicológica que han tenido que soportar también exige un tiempo normal de descanso", se argumenta en el borrador.

Algunas de las voces críticas al borrador echan en falta propuestas concretas contra la brecha digital que sufre parte del alumnado en sus hogares al carecer de ordenadores o conexión a internet para seguir el cursos de forma telemática. Según la estimación del Ministerio de Educación, un 10% de los estudiantes se encuentra en esta situación.

Para leer más