24 de octubre de 2019
  • Miércoles, 23 de Octubre
  • 7 de noviembre de 2009

    Greenpeace augura un "futuro agónico" a Las Tablas de Daimiel si prospera el trasvase de agua del Tajo

    MADRID, 7 Nov. (EUROPA PRESS) -

    El grupo ecologista Greenpeace mostró hoy su rechazo al trasvase de emergencia, que aprobó el Gobierno en el Consejo de Ministros del pasado viernes y que llevará agua a través de una tubería desde la cabecera del río Tajo hasta 20 hectómetros cúbicos a Las Tablas de Daimiel, ya que consideran que esta solución desembocará en un "futuro agónico" para el Parque Natural.

    En declaraciones a Europa Press Televisión, el responsable de la campaña de contaminación de Greenpeace, Julio Barea, explicó que "este trasvase sólo va a poder funcionar una o dos veces, porque la tubería está diseñada para traer agua de boca". De esta forma, según Barea, "en un futuro muy cercano, no se podrá utilizar", por lo que Las Tablas de Daimiel "seguirán secas".

    La asociación ecologista consideró que la política de trasvases "no son la solución", máxime cuando "el Tajo está al 15 por ciento de su capacidad, al límite de poder trasvasar agua". Barea recordó, además, que "por ley, hay que trasvasar agua a Murcia y Alicante, porque se abastecen" de estas cuencas.

    La explicación de los incendios subterráneos que están desertificando el humedal de Las Tablas de Daimiel hay que buscarla, según Greenpeace, en las extracciones "ilegales" de agua en el acuífero 23 del Parque Natural y en la "promoción" del regadío y de "cultivos como el maíz o la vid", poco apropiados para esta zona, a juicio de la organización ecologista.

    Greenpeace culpa a la Junta de Castilla La Mancha porque "está promoviendo" estas políticas y a la Confederación Hidrográfica del Guadiana, dependiente del Ministerio de Medio Ambiente Rural y Marino, ya que "no está haciendo sus deberes", al no "cerrar estos pozos".

    A esta medida, el grupo ecologista propuso "recuperar derechos de aguas superficiales en embalses de la zona, como el de Peñarroya, Gasset o Torre de Abraham", con la intención de que sea el río Guadiana, el que solucione los problemas de sequía en las Tablas de Daimiel.