9 de abril de 2020
18 de marzo de 2014

Medio Ambiente pide a Cataluña colaboración y dice estar "abierto" a propuestas en la revisión del plan del Ebro

MADRID, 18 Mar. (EUROPA PRESS) -

El secretario de Estado de Medio Ambiente, Federico Ramos, ha manifestado que el Ministerio ha solicitado a Cataluña colaboración y diálogo para encontrar las "mejores soluciones" para el Delta del Ebro, cuya conservación interesa "a todos" ya que es un objetivo de la Generalitat de Cataluña y del Gobierno.

Así lo ha manifestado Ramos al término de una reunión mantenida entre el ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete y el consejero de Sostenibilidad de Cataluña, Santiago Vila, para tratar el desacuerdo del gobierno autonómico sobre el caudal de agua reservado al Delta del Ebro.

El secretario de Estado ha dicho que la reunión ha sido "constructiva y positiva" y ha dicho que el objetivo prioritario es ponerse de acuerdo en la conservación del Delta. Por ello, en la fase de revisión del plan hidrológico de la cuenca del Ebro que ahora comienza se tendrán en cuenta todas las propuestas. De momento, ha dicho que con el plan aprobado se cumple con los deberes de España ante la Unión Europea en materia de planificación, que llevaba un retraso de cinco años, lo que no quiere decir que no se puedan mejorar o depurar.

En este sentido, ha asegurado que en la revisión del plan del Ebro el Gobierno estará abierto a "cualquier alegación o estudio científico que aporte ideas sobre como garantizar la sostenibilidad a futuro del delta", aunque ha insistido en que el agua fijada por el plan actual es mayor que la existente en el plan anterior. En todo caso, ha añadido que además de un caudal ecológico suficiente, el Delta requiere de otras actuaciones que se van a estudiar.

"El plan actual ha mejorado respecto al vigente y aporta más aguas del que había, tenemos más requisitos ecológicos. Además, no solo hemos mejorado cuantitativamente el agua del Delta sino cualitativamente porque hemos subido el grado de protección. Ahora se protege por razones medioambientales y antes era un caudal mínimo", ha apostillado.

Respecto al futuro Plan Hidrológico Nacional, Ramos ha apuntado que se hará una vez que se revisen los planes hidrológicos y que, en este proceso, se aprovechará la revisión de los mismos que analizarán la forma en que se cubrirán las necesidades que no están cubiertas en cada cuenca.

A su juicio, en el "reto" se debe equilibrar cada río con sus necesidades y demandas; incorporar las inversiones "multimillonarias" que se han hecho en la anterior legislatura, como las desaladoras; y acabar con el programa de depuración de las aguas.

En este contexto, ha reiterado que la planificación hidrológica se hace para periodos de tiempo largos y ha insistido que el caudal ecológico para el Delta del Ebro es un 10 por ciento superior al vigente, por lo que va a mejorar y se introducirán, también, "nuevas garantías" para la conservación del entorno y la biodiversidad.

En todo caso, con carácter general ha garantizado que "no se trata de enfrentar a la gente ni a los territorios", sino que hay un agua limitada para nueve comunidades que participan de la cuenca del Ebro. "Lanzar a unos contra otros no es gestionar ni beneficia absolutamente a nadie. lo último que va a hacer este ministerio es enfrentar a nadie", ha apostillado, al tiempo que ha expresado su disposición a incorporar "las mejores soluciones posibles".

Por su parte, el consejero catalán de Sostenibilidad, Santiago Vila, ha manifestado que la reunión ha sido "amable" y se ha basado en la coincidencia de intereses entre el Gobierno y la Generalitat en que a medio y largo plazo hay que garantizar que el Delta del Ebro sea sostenible.

REUNIONES BILATERALES

De la reunión, ha confirmado que a partir de hoy se mantendrá con el Gobierno una serie de reuniones que tengan presente este objetivo. "Vamos a consensuar un primer diagnóstico científico que nos permita racioanalizar esta discusión y serenar el ánimo", ha apuntado.

Sin embargo, ha agregado que puesto que cuenta con el "absoluto desacuerdo" de la Generalitat, el ejecutivo regional va a recurrir ante las instituciones europeas "lo aprobado hasta el momento".