6 de abril de 2020
24 de enero de 2019

El presidente y la vicepresidenta del CSN, junto con otro consejero, defienden la actuación del órgano sobre Retortillo

MADRID, 24 Ene. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Consejo de Seguridad Nuclear, Fernando Marti
Scharfhausen, la vicepresidenta, Rosario Velasco y el consejero Fernando Castelló han defendido la actuación del regulador atómico en relación a la evaluación del proyecto de la mina de Retortillo, en Salamanca, frente al voto particular presentado por Jorge Fabra.

El CSN aprobó en su reunión del pasado 19 de diciembre la apreciación favorable del Programa de Vigilancia y Control de Aguas Subterráneas
(PVCAS) preoperacional del emplazamiento de las minas de uranio y la futura planta de concentrados de Retortillo, y la apreciación favorable de los resultados del programa de Vigilancia Radiológica Ambiental (PVRA) preoperacional del emplazamiento.

Frente a esta decisión, el Consejero Fabra emitió un voto particular en el que consideraba que no se debe avalar la continuidad del licenciamiento de las minas de uranio y la futura planta de concentrados de Retortillo, (Salamanca) sin unificar y armonizar todos los procedimientos que tiene en marcha.

Fabra considera que lo que debería entenderse como un proyecto único, desde el punto de vista técnico, está siendo tratado como si fueran proyectos distintos. "A efectos de los análisis del CSN, los expedientes en curso deberían ser refundidos en uno solo con objeto de que las afectaciones en materia de seguridad puedan ser analizadas de manera conjunta desde lo que interesa a la protección radiológica y a la seguridad nuclear", insiste.

En opinión de este consejero, la vía seguida por Berkeley, presentando de forma separada proyectos que están íntimamente interrelacionados desde el punto de vista técnico y medioambiental, conduce a "ineficacia reguladora y a confusión administrativa", algo que considera "inaceptable" desde el punto de vista de la regulación.

Ante este voto particular, Castelló ha solicitado que conste en el acta de la reunión del 19 de diciembre, aprobada en la sesión celebrada este jueves 24 de enero, un escrito al que se han sumado el presidente y la vicepresidenta del organismo regulador.

En el texto, se estima que no es adecuado que el organismo subordine el ejercicio de las funciones que tiene asignadas por ley a conocer o valorar las actuaciones que corresponde desarrollar a otros organismos en los procesos en los que participan de forma conjunta, teniendo en cuenta que en estos proyectos existen tres regulaciones que deben ser contempladas (la minera, la medioambiental y la nuclear) y que el CSN exclusivamente
informa según se le solicita por los órganos sustantivos correspondientes.

Asimismo, considera que se está llevando a cabo la evaluación de manera
conjunta y armonizada y que el CSN evalúa y condiciona de manera conjunta todos los expedientes relacionados con el proyecto de Berkeley Minera (BME).

Finalmente, añade que los dos asuntos tratados en el Pleno del 19 de diciembre son requisitos técnicos de protección radiológica que se establecieron por el CSN como condiciones a autorizaciones ya concedidas por las administraciones competentes (Junta de Castilla y León y Ministerio de Industria) y que el CSN tiene la obligación de vigilar. "Su apreciación favorable no implica, ni afecta, posteriores informes o autorizaciones pendientes", concluye el escrito.

Para leer más