26 de agosto de 2019
  • Domingo, 25 de Agosto
  • 30 de diciembre de 2008

    El 65 por ciento de los niños de Malí sufren enfermedades debido al consumo de agua no potable

    BARCELONA, 30 Dic. (EUROPA PRESS) -

    Cerca del 65 por ciento de los menores de 15 años de Malí sufren enfermedades como consecuencia del consumo de agua no potable, tanto para beber como para cocinar, según informó hoy la organización no gubernamental Intervida. Entre las causas, según la ONG, se encuentran la falta de perforaciones y canalizaciones de agua, la lejanía de los puntos de agua respecto a las casas y el desconocimiento de las reglas de higiene y el tratamiento del agua por parte de la población.

    La ONG lleva a cabo acciones de sensibilización a través de las redes comunitarias existentes en materia de higiene y saneamiento, así como campañas nacionales y locales de tratamiento de enfermedades relacionadas con el agua. En Ségou y Macina, Intervida presta su apoyo a más de 25.000 estudiantes de las escuelas públicas. Entre esta población las patologías más frecuentes son el paludismo, la fiebre tifoidea, las conjuntivitis, las enfermedades diarreicas y las bilharziosis, todas ellas vinculadas al agua.

    No obstante, el consumo de agua no potable por parte de la población maliense es muy difícil de erradicar a causa de distintos factores, según Intervida. Por una parte, no existen suficientes perforaciones ni canalizaciones de agua y los puntos de agua existentes están lejos de las casas. Otra de las razones por las que la población continúa usando agua en malas condiciones es la creencia de la comunidad de que el agua del pozo, en muchos casos contaminada, tiene un gusto más agradable que el agua de la red. Además, se da un amplio desconocimiento de las reglas de higiene y el tratamiento del agua.

    Una de las principales causas de la contaminación del agua es que los pozos no están bien protegidos, no están cubiertos, y además los excrementos de los animales domésticos y las aves se filtran a través del subsuelo y llegan al pozo del que las familias sacan agua para la higiene y el consumo. También los pozos que se han secado durante la época seca y se han recuperado tirando agua dentro se convierten en fuente de enfermedades y parásitos.

    En general hay una falta de mantenimiento de las obras y los puntos de agua en las diferentes localidades de Ségou y, aunque existen perforaciones en diferentes localidades, las casas continúan utilizando agua de los pozos tradicionales.

    Para reducir la prevalencia de las enfermedades vinculadas al agua, Intervida trabaja en la mejora de la accesibilidad del agua en la zona de intervención y se esfuerza por hacer que la población adopte un comportamiento favorable en la utilización de agua potable a través de charlas con las asociaciones de padres y jornadas formativas en las escuelas con las que colabora.