23 de octubre de 2020
28 de junio de 2010

AMP.- Velo.- Cunit (Tarragona) se suma a la prohibición del 'burka' en instalaciones municipales

CUNIT (TARRAGONA), 28 Jun (EUROPA PRESS)

El pleno del Ayuntamiento de Cunit aprobó hoy prohibir el 'burka' y el 'niqab' en los edificios municipales "para exigir la identificación total de las personas que accedan a las instalaciones públicas municipales".

La moción, presentada por el equipo de gobierno PSC-PP (que fundieron en un solo texto las dos propuestas que iban a exponer por separado) recibió finalmente los votos favorables de todos sus concejales (siete y dos, respectivamente). Los ocho ediles de CiU (6), ERC (1) e ICV (1) se abstuvieron.

Antes de la votación intervino la concejal socialista Silvia Martínez, que en días anteriores manifestó su intención de abstenerse, para explicar el cambio de sentido de su voto. Los "cambios en el texto" inicial y la "voluntad de consenso" mostrada por el PSC determinaron su voto favorable, argumentó, y pidió disculpas públicas a su partido por si sus declaraciones han "ofendido a alguien".

La alcaldesa de Cunit y senadora socialista, Judit Alberych, impulsora de la moción contra el 'burka' y acusada por una mediadora social musulmana del Ayuntamiento de no actuar frente a las presiones y amenazas de un imán --el juicio se celebra este jueves-- lamentó la "demagogia y la manipulación de un conflicto personal por intereses de partido".

Alberych valoró la voluntad de diálogo para consensuar una propuesta "diferente" en un debate "en ocasiones no suficientemente maduro, muy complejo por sus matices", y recordó la diversidad social de Cunit, con 60 nacionalidades, y el esfuerzo integrador que realiza el Ayuntamiento.

El concejal de ERC, Ivan Faccia, calificó de "lamentable" el espectáculo ofrecido en el salón de plenos de Cunit y recordó que "además de un 'burka' de tela, existe un 'burka' cultural que no se levantará con esta moción". Faccia felicitó con ironía a la alcaldesa por ocupar los titulares del día, pero le pidió más recursos económicos --aludió a la penosa situación financiera del municipio-- y trabajo diario: "La verdadera integración no se logra con grandes discursos", sentenció.

Fue Faccia el que aludió al contencioso de la alcaldesa con la mediadora social, que a su juicio "no es un asunto privado", e incluso leyó textualmente fragmentos del folleto que se distribuyó en los buzones de Cunit para denunciar la incoherencia del discurso de la alcaldesa. "Donde antes no había conflicto de convivencia, ahora sí lo hay", argumentó.

En la misma línea se expresó Montserrat Carreras, de CiU, que consideró la "legislación actual y el sentido común" como armas suficientes para erradicar el conflicto. "Hay que trabajar más y salir menos en los medios", añadió, convencida de que el verdadero problema subyace en el modelo de "gestión de la inmigración local, que es en lo que deberíamos ocuparnos".