10 de abril de 2020
17 de agosto de 2008

El delegado del Gobierno en la Comunidad valenciana apunta como causa a un "reventón" de un neumático

CASTELLÓN, 17 Ago. (EUROPA PRESS) -

El delegado del Gobierno en la Comunidad valenciana, Ricardo Peralta, aseguró hoy que la "primera impresión" del accidente de autobús registrado en Oropesa del Mar (Castellón), que se saldó con ocho fallecidos y cerca de cuarenta personas heridas de distinta consideración, es que un "reventón" de un neumático hizo perder el control al conductor del vehículo, que volcó e invadió el sentido contrario de la marcha.

Peralta confirmó que en el autobús viajaban ciudadanos marroquíes, procedentes de su país de origen, que habían desembarcado en Almería donde les esperaba el vehículo--de la empresa Meroño, ubicada en Cartagena (Murcia), según Emergencias-- para trasladarles a Cataluña, comunidad autónoma donde residían casi todos ellos.

El delegado del Gobierno en la Comunidad aseguró que ya han contactado con las autoridades marroquíes y están "pendientes de que se presenten inmediatamente" en Castellón, donde estarán en contacto con ellos y con los familiares de las víctimas, --entre las que se encuentra un ciudadano español, el conductor del autocar--, para ver "la prioridad que tienen".

El delegado, que hizo estas declaraciones desde el lugar del siniestro, en el que estuvo acompañado por el conseller de Gobernación, Serafín Castellano, lamentó el resultado "lamentable" del accidente, en el que han prestado "la asistencia que se puede" las distintas administraciones.

Asimismo, destacó que se han desplazado hasta el lugar del siniestro 30 efectivos de la Guardia Civil más un equipo especializado que llevará a cabo la reconstrucción del accidente para determinar las causas. Ahora, según dijo, "nuestra preocupación es prestar asistencia a los heridos y familiares de las víctimas".

El accidente se produjo alrededor de las 18.00 horas de hoy a la altura del kilómetro 409 de la AP-7. Los fallecidos son siete adultos, entre ellos el conductor, residente en Cartagena y único español fallecido, y un menor. En total, son dos varones adultos, el menor y cinco mujeres con edades comprendidas entre los 18 y los 60 años. De los 36 heridos, seis se encuentran graves. De estos últimos, tres son menores.