14 de octubre de 2019
31 de enero de 2008

Desarticulada una red de falsificadores que operaba en Madrid, Alicante, Málaga y Barcelona

Desarticulada una red de falsificadores que operaba en Madrid, Alicante, Málaga y Barcelona
MINISTERIO DE INTERIOR

MADRID, 31 Ene. (EUROPA PRESS) -

Agentes de la Policía Nacional han detenido a siete ghaneses y una nigeriana integrantes de una organización delictiva que operaba en varias provincias y cuya actividad principal era la falsificación de documentos con destino a inmigrantes que estaban en España ilegalmente. Además, los detenidos están implicados también en numerosas estafas y blanqueo de capitales.

Según informó el Ministerio del Interior en un comunicado, en las investigaciones, iniciadas en el mes de septiembre del pasado año y coordinadas por la UCRIF Central, han participado las Brigadas Provinciales de Extranjería y Documentación de Alicante, Málaga y Barcelona.

El responsable de la organización es el ghanés Abubakari A., de 27 años, que cuenta con numerosos antecedentes policiales por falsificación de documentos, estafa y contra la propiedad intelectual y que había instalado en un domicilio de la localidad de Móstoles "un auténtico laboratorio clandestino en el que se realizaban todo tipo de falsificaciones", indica la nota de Interior. Para esta actividad contaba con la ayuda de una ciudadana nigeriana, Anthonia I, de 32 años.

Con el objetivo de favorecer la inmigración ilegal, la organización falsificaba tarjetas de residencia para extranjeros, certificados de NIE y certificados del número de asignación a la Seguridad Social. Muchos de los receptores de estos documentos eran ciudadanos extranjeros que habían llegado a España en patera o cayuco.

Con este paquete documental, por el que se pagaba entre 600 y 1.200 euros, el inmigrante irregular aparentaba encontrarse legalmente en España, podía ser contratado, abrir cuentas bancarias y establecer cualquier relación jurídica.

Los documentos falsos eran remitidos por correo a los interesados o entregados personalmente a otros miembros de la organización que los distribuían por distintas provincias españolas. El importe pagado por los inmigrantes era entregado al ghanés en mano por sus colaboradores o a través de transferencias a las cuentas que tenía abiertas con identidades falsas.

ESTAFAS Y BLANQUEO DE CAPITALES

Además, mediante la utilización de tarjetas de identidad falsas, la organización abría cuentas bancarias a las que cargaban los recibos de las compras realizadas a crédito por los colaboradores que, lógicamente, después no se pagaban. Las compras realizadas fraudulentamente consistían en teléfonos móviles, equipos informáticos, equipos de audio, de sonido, y fotográficos.

Mientras, para el blanqueo de capitales, utilizaba varias cuentas bancarias abiertas con identidades supuestas en las que recibía importantes cantidades de dinero, transferencias de 20.000 a 30.000 euros, que retiraba inmediatamente o transfería a otras para que se perdiera el rastro.

Según indicó el Ministerio del Interior, en el último mes de la investigación fueron detectadas y bloqueadas más de once cuentas en las que se ingresaron importantes cantidades de dinero procedente de diversos países como Nueva Zelanda, Estados Unidos, Dubai y Reino Unido.

DETENIDOS Y REGISTROS

En Madrid, los agentes de la Policía Nacional detuvieron al principal responsable de la organización, Abubakari A., y a su ayudanta, la nigeriana Anthonia I.

Mientras, en Alicante fueron detenidos Abubakar I., de 30 años y natural de Accra (Ghana) y Mohammed M., nacido en Kumasi (Ghana), de 29 años de edad. Abdul R.Z., nacido en Kumasi ( Ghana ) de 40 años, fue detenido en Málaga.

Finalmente, en Barcelona se detuvo a Alphonso G.G., de 51 años, natural de Mampong (Ghana); Alexander G., nacido en Accra (Ghana), de 42 años, y Elizabeth A.G., de 37 años, nacida en Mampong Ashanti (Ghana).

Asimismo, se practicaron cinco registros domiciliarios, dos en las localidades madrileñas de Móstoles y Alcorcón, y tres en Barcelona, en los que se intervinieron 7.840 euros en efectivo, 31 permisos de residencia falsos y permiso de conducir italiano; 15 pasaportes (dos de Ghana, dos de Costa de Marfil y once Nigeria); 11 tarjetas bancarias y 30 cuentas bancarias.

Entre los documentos incautados también había justificantes de pagos, de correos y de ingreso de dinero, asignaciones de número de afiliación a la Seguridad Social, informes de seguridad social, numerosas hojas de solicitudes de permisos de residencia, fotocopias de NIE, pasaportes y DNI, varias nóminas de distintos trabajadores y empresas y varios informes de vida laboral y fotografía.

También se encontraron 14 teléfonos móviles, una CPU y un ordenador portátil, dos escáner y seis impresoras, una cámara de video y tres cámaras fotográficas, un home-cinema y dos televisiones de plasma.

Entre los efectos incautados también había ocho sellos para impresión de tintas invisibles con las siglas DGP, DNI y escudo nacional, dos plastificadoras y dos lámparas ultravioleta, dos rollos grandes de papel de seguridad, un secador y dos prensas y cuatro planchas para reticulado; una caja llena de soportes laminados en blanco y cuatro laminas plásticas, botes de tinta de varios colores e invisibles, dos tampones, disolventes, tijeras, cutters, cuchillas, una cortadora y papel fotográfico.