28 de octubre de 2020
19 de abril de 2018

Expertos destacan la centralidad de la Biblia en la trayectoria de Benedicto XVI e invitan a leerla con él como guía

MADRID, 19 Abr. (EUROPA PRESS) -

Expertos han destacado la centralidad de la Sagrada Escritura en la trayectoria de Benedicto XVI, algo que se refleja en el libro 'Leyendo la Biblia con el Papa Benedicto XVI' (Ediciones Cristiandad) que recopila textos del Papa emérito que hacen directa referencia a la Biblia y que sirve como guía para profundizar en su lectura. Precisamente, este jueves 19 de abril se cumplen 13 años de su elección como Pontífice.

Desde el Génesis al Apocalipsis, el volumen queda dividido en dos grandes bloques: el dedicado al Antiguo Testamento (los cinco libros de Moisés, libros de la historia de Israel, libros de la Sabiduría y los Salmos, y libros de los profetas); y al Nuevo Testamento (los evangelios, los Hechos de los apóstoles, los escritos de Pablo y las cartas pastorales). Los textos han sido recopilados por Stephan v. Kempis.

Durante la presentación de la obra, que tuvo lugar este miércoles 18 de abril en la Librería Neblí de Madrid, el profesor de Teología Dogmática de la Universidad de Navarra, Pablo Blanco, ha reconocido la centralidad de la Sagrada Escritura en toda la trayectoria de Joseph Ratzinger.

En este sentido, ha recordado que precisamente en su Alemania natal nació la reforma luterana y que el Papa emérito siempre pidió a los teólogos protestantes que afronten que "la cuestión verdadera es la presencia de la Palabra en el mundo", Palabra "viva" que para Benedicto XVI, según ha indicado Blanco, no puede ser reducida a los presupuestos puramente filosóficos del método histórico-crítico, aunque ha de estar abierta a la luz de la ciencia.

Según ha precisado, esta "crítica de la crítica" que ha orientado el esfuerzo intelectual de Ratzinger desde sus primeros años universitarios, permite comprender la valentía con que el Papa emérito ha defendido la tradición como inseparable de la actualidad, así como la dimensión eclesial para "entender en profundidad el texto revelado".

Además, ha destacado la importancia de esta obra para entender el gran legado del pontificado de Ratzinger: la Palabra. Y ha señalado cómo uno de los grandes empeños de Benedicto XVI ha sido volver a reclamar, y a poner en el centro de la Iglesia, la divinidad de Cristo, que no puede ser visto por un cristiano sólo como un hombre sabio, un pacifista sino como Dios hecho hombre, como el hijo de Dios.

Asimismo, ha apuntado que este libro se convierte en una guía para todos aquellos que quieran comenzar o profundizar en su lectura de las Sagradas Escrituras. Ratzinger pedía a los sacerdotes de sus diócesis, cuando era obispo, que ya desde el mismo lunes prepararan la homilía que debían pronunciar al domingo siguiente, para tener tiempo durante la semana de trabajar el texto.

Por su parte, el director del departamento de Dogmática de la Universidad de San Pablo, Manuel Aroztegui, ha centrado su intervención en señalar la importancia que para Ratzinger tiene la exégesis bíblica y en cómo Benedicto XVI considera que es imposible llevar a cabo una correcta lectura de la Biblia prescindiendo de la guía de los Santos y de los Padres de la Iglesia.

Según ha precisado, para el Papa emérito, el empeño en ceñirse sólo a lo que uno pueda extraer de su propia lectura y con la única ayuda y fuerza de sus pensamientos, impide al lector de la Biblia salir de los límites de su mundo y de su cerebro.

Si bien, ha destacado también cómo para Benedicto XVI la época de las revelaciones no ha terminado, y cómo por ello no basta con conformarse con las lecturas de la Biblia ya realizadas por los padres.