19 de febrero de 2020
27 de septiembre de 2008

Gallardón continuará en la Presidencia de la Unión de Ciudades Capitales de Iberoamérica hasta 2010

MADRID, 27 Sep. (EUROPA PRESS) -

El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, continuará en la Presidencia de la Unión de Ciudades Capitales de Iberoamérica (UCCI) hasta 2010 acompañado por el intendente municipal de Montevideo, Richard Ehrlich, que ocupará el cargo de co presidente, informó hoy el Consistorio madrileño.

La XIII Asamblea Plenaria de la UCCI eligió a las autoridades para el período 2008-2010 y además, aprobó la Declaración de Montevideo, bajo el título 'Ciudades y Juventud: Protagonistas para la Cohesión Social en el Siglo XXI'.

Durante la reunión de la UCCI de esta semana se trató como tema principal "el papel de los jóvenes y la ciudad", pero también se abordaron otros temas como "la competitividad de las ciudades y su proyección como espacios de progreso", y la aprobación de Andorra para formar parte de este organismo.

A partir de esta Asamblea, la UCCI trabajará en cuatro ejes para reforzar a las ciudades. El primero, será trabajar por hacer de las capitales iberoamericanas ciudades más seguras, integradoras y sostenibles. El segundo, será la apuesta de los Gobiernos locales por la investigación, el desarrollo y la innovación; y el tercero se refiere a la consideración de Iberoamérica como un continente de ciudades y oportunidades.

El cuarto eje aboga por profundizar en los cauces de cooperación a través de los Acuerdos de Asociación Estratégica entre las propias ciudades y de la creación de una Oficina Técnica de Cooperación que actúe ante organismos nacionales e internacionales como una unidad especializada en la captación de recursos para proyectos comunes.

La Unión de Ciudades Capitales Iberoamericanas, formada en 1982, es una organización internacional de carácter municipal, no gubernamental y sus objetivos son fomentar los vínculos, intercambio y desarrollo de las grandes ciudades.

En la Asamblea participaron las ciudades de Asunción (Paraguay), Cádiz (España), Barcelona (España), Bogotá (Colombia), Brasilia (Brasil), Buenos Aires (Argentina), Guatemala (Guatemala), La Habana (Cuba), La Paz (Bolivia), Lima (Perú), Lisboa (Portugal), Madrid (España), Managua (Nicaragua), México (México), Montevideo (Uruguay), Panamá (Panamá), Río de Janeiro (Brasil), Quito (Ecuador), San José (Costa Rica), San Salvador (El Salvador), Santiago (Chile), Santo Domingo (República Dominicana), San Pablo (Brasil) y Sucre (Bolivia). Las ciudades asociadas cuentan con más de 100 millones de habitantes.

DECLARACIÓN DE MONTEVIDEO

En la declaración, los firmantes muestran su "solidaridad con el pueblo boliviano y el proceso de cambio democrático que impulsa ante los hechos de violencia y conflicto ocurridos en ese país llamando a la comunidad internacional a apoyar un camino de diálogo y negociación que permita resolver las diferencias entre los hermanos bolivianos en un clima de paz y tolerancia".

Asimismo, muestran su apoyo a los principios de respeto a la democracia, sus instituciones y a los derechos humanos, por lo que "afirman su rechazo a toda manifestación violenta que atente contra la seguridad ciudadana".

Además, se acuerdan de los pueblos de Cuba, Haití y República Dominicana, a los que otorgan su solidaridad "ante los momentos difíciles que atraviesan luego de los daños ocasionados por el paso de los huracanes por el Caribe". "Singularmente con la ciudad de La Habana, por la dureza con la que se ensañó el fenómeno climático", matiza el escrito.

Los firmantes exponen "su voluntad de mantener y redoblar esfuerzos por la superación de la pobreza y las desigualdades sociales y económicas en las ciudades capitales iberoamericanas". "A estos efectos uno de los retos en los próximos años para lograr un mayor desarrollo es la superación de las diferencias socioeconómicas, principalmente en América Latina, la región con mayor inequidad del planeta", continúa el texto.

Por ello, muestran "su compromiso en desarrollar los máximos esfuerzos entre las ciudades de la Unión para alcanzar los Objetivos del Milenio (ODM) en el plazo establecido por las Naciones Unidas (2015) articulando esfuerzos con otros actores y redes de ciudades para potenciar estas acciones".

Los firmantes también abordan el problema de violencia de género, respecto a la que exponen su "preocupación por el incremento de la violencia de género como un problema social, de salud y de seguridad pública".

"Al ser este tema parte de los compromisos del milenio, esta organización, al igual que otras de ciudades, acoge la demanda del fortalecimiento desde los Gobiernos locales de las políticas públicas para erradicar toda forma de violencia de género con el objetivo de alcanzar la dignidad, libertad e igualdad de las mujeres", explica el escrito de Montevideo.

Los implicados destacan su "interés de continuar los trabajos y el diálogo entre las ciudades capitales hacia el abordaje conjunto de la problemática de las migraciones, tanto desde las localidades emisoras como de las receptoras", y señalan que el abordaje "se puede facilitar si son capaces de involucrar los procesos de integración regional en los que participan las ciudades, como el Sica, la CAN, el Mercosur y la Unasur, entre otros".

Asimismo, exponen "su voluntad de impulsar de manera conjunta el inicio de las celebraciones de los bicentenarios de las revoluciones, que contribuyeron a difundir la idea de libertad del continente", su "satisfacción" por la incorporación de Andorra la Vella a la Unión de Ciudades Capitales Iberoamericanas en calidad de miembro nato, al tiempo que se subraya la "complacencia por alcanzar en el acto el máximo desarrollo posible de la Unión, en la medida de que a partir del mismo todos los territorios integrantes de la comunidad iberoamericana forman parte de ella".

Las ciudades implicadas destacan su "entusiasmo" en apoyar y profundizar los lazos de amistad y cooperación entre los ciudadanos de las ciudades capitales a través de las distintas expresiones culturales, el turismo y las fiestas populares, promoviendo el intercambio de actividades que fortalezcan la identidad en el respeto de la diversidad, y reconocen la "importancia" que tiene en la actualidad la incorporación de las herramientas comunicacionales que surgen de la investigación, el desarrollo y la innovación, y permiten facilitar el cumplimiento de los objetivos de las ciudades.

Además, muestran su adhesión a los valores promovidos por la Coalición Latinoamericana y Caribeña de Ciudades contra el Racismo, la Discriminación y la Xenofobia.

Por ello, concluyen que los Gobiernos locales, por sus características de proximidad a los ciudadanos, "reconocen las ventajas al momento de asignar sus recursos en forma más eficiente, la integralidad de las políticas públicas, su capacidad de liderazgo y concentración en el territorio y asumen una concepción moderna de la juventud como sujeto de derecho y agente clave del desarrollo".

El escrito continúa diciendo que por ello, "están en condiciones de incidir en la elaboración de políticas, planes y programas con la participación plena de la juventud para la promoción de la construcción de ciudadanía y de desarrollo en condiciones de igualdad". "En definitiva, para que los jóvenes en su entorno, en los espacios locales y en sus ciudades se transformen en protagonistas de una sociedad con cohesión social en el siglo que vivimos", concluyen.