9 de agosto de 2020
5 de julio de 2010

Identifican dos de los siete cuerpos hallados en dos fosas de la Guardia Civil en San Sebastián

Los indicios hacen suponer a los investigadores que se trata de personas fusiladas

BILBAO, 5 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Instituto Vasco de Medicina Legal (IVML) ha logrado identificar a dos de las siete personas cuyos restos fueron hallados hace un año en dos fosas de la época de la Guerra Civil, localizadas en el barrio de Amara de San Sebastián. Los indicios hacen suponer a los investigadores que se trata de personas fusiladas.

Según ha informado en un comunicado la Consejería de Justicia y Administración Pública, responsable del IVML, la investigación se ha llevado a cabo por orden del Juzgado número 3 de San Sebastián y en colaboración con la Sociedad de Ciencias Aranzadi, el Instituto Nacional de Toxicología y la Policía Municipal de la capital guipuzcoana.

El hallazgo de la primera fosa se produjo de forma casual el 29 de junio del año pasado, cuando una pala excavadora que trabajaba en las obras de conexión del barrio de Amara con la autovía del Urumea dio con los restos de tres personas, un esqueleto completo y huesos de otros dos.

Los cuerpos aparecieron uno encima de otro en una pequeña fosa de forma circular. Junto a los restos humanos se hallaron otros objetos, como botones de un uniforme, la hebilla de un cinturón y proyectiles de bala.

Las inscripciones de los botones encontrados (con las iniciales SS, de San Sebastián) llevaron a los investigadores a pedir la colaboración de la Policía Municipal, al entender que podía tratarse de empleados de algún cuerpo dependiente del Ayuntamiento.

En los días siguientes al hallazgo, Patólogos Forenses del IVML y expertos de la Sociedad Aranzadi, especializada en la exhumación de fosas de la guerra civil, procedieron al análisis y traslado de los restos a la sede del Instituto en San Sebastián, así como a la toma de muestras de AND que hicieran posible su identificación.

Mientras se realizaban estos trabajos, los días 3 y 4 de julio, la misma máquina excavadora que había hallado la primera se topó con una segunda fosa de forma rectangular, que albergaba restos humanos de otras cuatro personas, además de diversos objetos como una navaja, un peine y proyectiles de bala.

El mismo equipo de investigadores que trabajó en la primera fosa procedió a la exhumación de esta segunda, y posteriormente las muestras de AND tomadas a los siete cadáveres localizados fueron enviadas a Madrid para su identificación, en concreto a la sección de Biología del Instituto Nacional de Toxicología.

DOS VARONES

Esta semana, casi un año después del hallazgo de los restos, el cotejo de las muestras de AND ha dado resultados positivos en dos de los siete casos, por lo que conocemos la identidad de dos varones y como apuntaban los botones encontrados, uno de ellos correspondería al cuerpo de serenos de comercio.

Según han relatado los familiares, los sujetos ahora identificados desaparecieron entre septiembre y octubre de 1936, coincidiendo con la entrada de las tropas franquistas en San Sebastián.

Entre las otras cinco personas cuya identidad aún se desconoce, hay una mujer, pariente por línea materna de otro de los varones sin identificar. En dos de los siete casos se ha podido establecer que la muerte se produjo por arma de fuego y en los otros cuatro se sospecha la misma causa, sin que haya evidencias científicas.

Todo ello, hace suponer que podría tratarse de personas fusiladas. El IVML ya ha entregado las conclusiones de su investigación al juzgado de San Sebastián que instruye la causa, que será quien determine en su caso las circunstancias en que se produjeron estas muertes.

Para leer más