13 de agosto de 2020
15 de febrero de 2014

JpD asegura que las explicaciones de Fernández Díaz sobre Ceuta son "impropias" de un Estado de Derecho

MADRID, 15 Feb. (EUROPA PRESS) -

El portavoz de Jueces para la Democracia, Joaquim Bosch, ha criticado las justificaciones del ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, sobre la actuación de la Guardia Civil en Ceuta durante el intento de entrada de un grupo de inmigrantes, asegurando que son "impropias" de un Estado de Derecho y reclamando una investigación para "depurar responsabilidades".

En un comunicado, Bosch ha alertado de que "las serias contradicciones" entre las sucesivas versiones oficiales "todavía generan más dudas" sobre la actuación del Ministerio del Interior calificando de "inadmisibles" las explicaciones de Fernández Díaz durante su intervención del pasado jueves en el Congreso de los Diputados.

"Resulta inadmisible afirmar que en Ceuta y Melilla la ley no puede aplicarse igual que en el resto de España y sugerir que en la actuación policial deben prevalecer 'conceptos operativos' sobre la legalidad vigente", ha resaltado.

A su entender, resulta necesaria una investigación para "depurar responsabilidades" puesto que los derechos fundamentales "también deben respetarse en la frontera". "Recordamos que no se puede tratar a los inmigrantes sin papeles como si fuesen delincuentes, ni tampoco como a personas sin derechos", ha aseverado.

En esta misma línea, ha señalado que la "denegación" del Estado de asegurar el pleno respeto por los derechos fundamentales y su salvaguarda por los tribunales "supone otro ejemplo más de huida del control judicial".

"Todas estas personas, muchas en situación de extrema vulnerabilidad, tienen derechos que han de ser garantizados, entre ellos a la tutela judicial efectiva y a ejercer los recursos legales contra las resoluciones administrativas de expulsión", ha reiterado.

Fernández Díaz reconoció el pasado jueves que la Guardia Civil destacada en Ceuta disparó material antidisturbios al agua durante el intento de entrada en España de un grupo de inmigrantes en el que murieron al menos 11 personas el pasado jueves, pero asegurando que "no hay ninguna relación causa efecto" entre esta práctica y los fallecimientos.