24 de noviembre de 2020
27 de junio de 2006

La ONU alerta del "nivel alarmante" del consumo de cocaína en Europa occidental

WASHINGTON (ESTADOS UNIDOS), 27 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Oficina de la ONU sobre Drogas y Delincuencia (UNODC, por sus siglas en inglés) advirtió ayer de los "niveles alarmantes" que está alcanzando el consumo de cocaína en Europa occidental, al tiempo que previno de que la producción de opio en Afganistán, principal país productor de este estupefaciente, podría aumentar nuevamente este año pese a que en 2005 se registró un descenso, que a nivel mundial fue del 22%.

España sigue siendo el principal punto de entrada de esta sustancia, además de ser el país donde se hicieron más incautaciones en 2004, seguido por Países Bajos y Portugal. Asimismo, el 'Informe Mundial sobre Drogas 2006', presentado ayer, cifra en el 2,2 por ciento la prevalencia del consumo de cocaína en España, frente al 1,1 por ciento de media en Europa.

Asimismo, según explicó el director ejecutivo de la UNODC, Antonio Maria Costa, la producción global de opio descendió un 5% en 2005, mientras que la de cocaína se mantuvo estable. Frente a ello, las incautaciones de ambas sustancias registraron niveles récord. Además, Costa resaltó que África está ganando importancia en el transporte de cocaína y heroína hacia Europa y alertó de que el consumo de cannabis, la droga ilegal más ampliamente consumida, sigue aumentando, mientras que el mercado de las anfetaminas y las drogas de diseño parece estabilizarse.

Según el responsable de la UNODC, aunque las tendencias en el mercado mundial de drogas parecen avanzar por la buena dirección, los Gobiernos tienen que aumentar sus esfuerzos para reducir tanto el suministro como la demanda. "El control de estupefacientes está funcionando y se está conteniendo el problema mundial de la droga", destacó, precisando que se puede constatar esta tendencia "tanto si miramos a largo plazo como sólo en los últimos años".

"La Humanidad ha entrado en el siglo XXI con niveles mucho más bajos de cultivo de drogas y de drogadicción que hace 100 años", pero, añadió, "lo que es más importante, en los últimos años, los esfuerzos mundiales para reducir la amenaza que plantean las drogas ilegales han frenado una aumento de un cuarto de siglo de antigüedad en el abuso de los estupefacientes que, si no se hubiera restringido, se habría convertido en una pandemia global".

En este sentido, Costa destacó durante la presentación del informe en Washington que "Laos ha hecho un progreso espectacular que no ha recibido la atención que merece" ya que, según los datos de la UNODC, el país, que hasta mediados de los 90 era el tercer mayor productor de opio del mundo, ha reducido el cultivo de la adormidera en un 72% hasta 2005 y está cerca de convertirse en un país libre de opio. También en Birmania, otro de los principales productores de esta sustancia, clave para la fabricación de heroína, el cultivo ha disminuido.

Sin embargo, pese a estos avances positivos, el informe de la agencia de la ONU pone de relieve que hay tres 'puntos flacos' en el control mundial de los estupefacientes: el suministro de heroína en Afganistán, la demanda de cocaína en Europa y el suministro y demanda de cocaína a nivel mundial.

Respecto al primero de estos puntos, según la UNODC, la zona de cultivo de opio en Afganistán descendió un 21% hasta las 104.000 hectáreas en 2005, el primer descenso de este tipo desde 2001, pese a lo cual el país produce el 89% del opio mundial. "La situación en materia de drogas en Afganistán sigue siendo vulnerable a un revés debido a la pobreza generalizada, a la falta de seguridad y al hecho de que las autoridades no tienen un control adecuado de su territorio", alertó Costa. "Esto podría ocurrir incluso en 2006 pese a la erradicación a gran escala de los cultivos de opio esta primavera", previno.

PROBLEMA DE LA COCAÍNA

En cuanto al mercado de la cocaína, según la UNODC, se han registrado "algunas tendencias alentadoras" como la estabilización de la producción y cultivo de coca, aunque en Colombia, país que concentra el 54% del cultivo de esta planta, la superficie se ha incrementado. Asimismo, ha habido un aumento del 18% en 2004 de las incautaciones de cocaína hasta alcanzar niveles récord. En este aspecto, Colombia representa la cara y la cruz de la moneda, ya que es también el país donde más incautaciones se han producido.

En el caso de Europa, las incautaciones han aumentado un 10% durante el periodo 1994-2004. Aunque España sigue siendo el principal punto de entrada de esta sustancia es también el país donde más incautaciones se hicieron en 2004, seguido por Países Bajos y Portugal. En este sentido, el informe destaca que África occidental y central se ha convertido cada vez más en punto de paso de la droga con destino a Europa, que hace su entrada en el continente a través de España y de Portugal.

También se ha producido un descenso en el consumo de este estupefaciente a nivel mundial, pero "la demanda de cocaína va en aumento en Europa occidental hasta niveles alarmantes", según Costa. Según la UNODC, en Europa hay 3,5 millones de consumidores de esta sustancia, el 26% del total a nivel mundial, la mayoría de ellos de los países del centro y el oeste del continente. Esto supone una prevalencia del 1,1% entre los habitantes de 15 a 64 años --que en el caso de España es del 2%--, aunque por debajo del 2,3% en el continente norteamericano, donde sin embargo se ha producido un descenso del número de consumidores del 20% desde 1998.

En este sentido, instó a "los Gobiernos de la UE a no ignorar este peligro". "Demasiados europeos educados y profesionales consumen cocaína, a menudo negando su adicción, y el abuso de las drogas por los famosos es presentado a menudo de forma nada crítica por los medios de comunicación, provocando la confusión y dejando vulnerables a los jóvenes", lamentó Costa.

PROBLEMA DEL CANNABIS

Por otra parte, el Informe 2006 dedica atención especial al cannabis, que se calcula que fue consumida por 162 millones de personas al menos una vez en 2004 --los datos del informe se refieren a 2004 en cuanto al consumo y las incautaciones, y a 2005 en cuanto a cultivo y producción de drogas--, lo que equivale a un 4% de la población mundial con edades comprendidas entre los 15 y los 64 años. Y el consumo va en aumento, según la UNODC.

Por ello, Costa previno de que hoy en día el cannabis se considera más potente que hace unas décadas y es un error el calificarlo de droga "blanda" y relativamente poco dañina, puesto que, dijo, hay pruebas crecientes de que esta droga puede provocar enfermedades mentales serias. "Hoy en día, las características dañinas del cannabis ya no son diferentes de las de otras drogas procedentes de plantas como la cocaína y la heroína", destacó.

Debido a que las "políticas nacionales sobre el cannabis varían y a veces cambian de un año a otro" y a que "los daños relacionados con el cannabis aumentan, es un error el que los países hagan depender el control del cannabis del partido que esté en el Gobierno". "Los cambios radicales de política dejan a los jóvenes confundidos sobre lo peligroso que es el cannabis", añadió. Esta "pandemia", según Costa, "como otros retos de la salud pública, requiere consenso, un compromiso consistente en todo el espectro político y por la sociedad en su conjunto".

En cuanto al mercado de las anfetaminas, se ha estabilizado gracias al aumento de las medidas de control. No obstante, unos 25 millones de personas consumieron al menos una vez este tipo de drogas en 2004, 10 millones de las cuales se decantaron por el éxtasis. En la lucha contra este tipo de estupefacientes, Estados Unidos es el país que más incautaciones ha hecho, el 90% del total.