7 de diciembre de 2019
  • Viernes, 6 de Diciembre
  • 25 de junio de 2009

    El Pleno del Congreso da luz verde a la reforma de la Ley de Asilo, que podría entrar en vigor antes de final de año

    MADRID, 25 Jun. (EUROPA PRESS) -

    El Pleno del Congreso de los Diputados aprobó, con los votos a favor todos los grupos a excepción de IU-ICV-ERC, el proyecto de reforma de la Ley de Asilo, una iniciativa consensuada en la Comisión parlamentaria de Interior que llegará al Senado cuando se reanude el periodo de sesiones tras las vacaciones de verano y que será aprobada, previsiblemente, antes de que acabe el año.

    Según afirmó el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, tras escuchar la exposición sobre el proyecto que realizaron los distintos grupos parlamentarios, el texto que salió hoy del Congreso "es mejor que el que envió el Gobierno" gracias al "esfuerzo meticuloso" de los ponentes, que han hecho "un buen trabajo" con una iniciativa legislativa que "encamina mejor a España en el sistema europeo común de asilo".

    Entre otros aspectos del proyecto de reforma, Rubalcaba destacó que equipara el asilo (por persecución) y la protección subsidiaria (por razones humanitarias) "mejorando las condiciones, incorpora algunos elementos sobre orientación sexual, identidad sexual y género, introduce el reagrupamiento familiar, da un tratamiento especial a todo lo que tiene que ver con los menores y personas con discapacidad (...) y reconoce la participación de las Comunidades Autónomas".

    En esta línea se pronunció también el portavoz del Grupo Socialista en la Comisión de Interior, Juan Moscoso del Prado, quien puso el acento en el alto grado de consenso alcanzado en torno al texto, al que se han incorporado de forma directa o indirecta un total de 200 enmiendas, y aseguró que se trata de un "avance importante" que "reconoce derechos sociales" y aporta "más garantías" en todas las fases del procedimiento de asilo.

    Por su parte, el portavoz del PP, Gonzalo Robles, dijo estar "satisfecho" porque el texto ha incorporado las 46 enmiendas planteadas por su grupo, que principalmente se referían al asilo en embajada, el papel del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR), los plazos de tramitación o la protección de menores, entre otras. No obstante, señaló que si quedan flecos pendientes o "matices que se hayan podido escapar", será el Senado quien los incorpore.

    Por último, la portavoz de CiU, Mercé Pigem, apuntó que si bien "esta no es la ley que habría hecho" su grupo parlamentario, es un texto en el que se puede sentir reflejado porque ha incorporado "la mayor parte del largo centenar de enmiendas" que presentó, y que entre otras mejoras, planteaban cuestiones como la obligación del Gobierno de presentar anualmente ante las Cortes Generales un informe "muy detallado" que "va a permitir controlar su aplicación".

    LA NEGATIVA DE ICV-IU-ERC

    No obstante, el proyecto de ley se aprobó con los votos en contra de la coalición IU-ICV-ERC, cuyo portavoz, Joan Tardá, aseguró que con este texto "va a traicionarse la solidaridad de los pueblos del mundo con las miles de personas huidas de la Guerra Civil española" que encontraron asilo en otros países del mundo.

    "Deberíamos avergonzarnos de que el Estado español ni siquiera llegue a la suela del zapato de la Italia de Berlusconi", que reconoció asilo a muchas más personas que España el año pasado, "y de que encima ahora se apruebe una ley más restrictiva sin que cunda el escándalo", señaló el diputado, para quien la reforma aprobada es "inaceptable". "Siempre tendrán nuestra denuncia porque ustedes son los responsables", increpó Tardá a los grupos de la Cámara.

    DECEPCIÓN EN LAS ONG

    Por otra parte, representantes de CEAR y Amnistía Internacional que asistieron al debate desde la tribuna de invitados, lamentaron que el texto aprobado supone que España "ha perdido una oportunidad única" para garantizar el derecho de asilo, y pusieron el acento en tres aspectos de la ley: la restricción de las solicitudes en embajada, la ampliación de los supuestos de exclusión e inadmisión y la falta de reconocimiento de los ciudadanos de la UE como sujetos de este derecho.

    "Creemos que para que España pueda realmente erigirse como a la vanguardia del derecho, el asilo necesita estar más protegido, porque es grave la amenaza que pesa sobre él y es necesario que se consolide", apuntó el secretario general de CEAR, Alfredo Abad, para incidir en que lo que ha hecho la Cámara es incorporar "la parte mínima" de las directivas europeas sobre la materia, en lugar de adoptar iniciativas más garantistas.