6 de agosto de 2020
11 de septiembre de 2009

Pozuelo.- Granados cree "prácticamente imposible" controlar que no salgan de fiesta los menores detenidos

Anuncia refuerzo policial en fiestas y se muestra "perplejo" por la petición del PSM sobre las Bescam porque "ya están cumplidas"

MADRID, 11 Sep. (EUROPA PRESS) -

El consejero de Presidencia, Justicia e Interior de la Comunidad de Madrid, Francisco Granados, afirmó hoy que es "prácticamente imposible" controlar que no salgan de fiesta a partir de las 22 horas los menores detenidos por los incidentes del pasado sábado noche en Pozuelo de Alarcón.

Esta medida fue impuesta ayer por el juez, que prohíbe a los menores acudir durante tres meses a fiestas o ferias de pueblos después de las 22 horas. "Creo que todos los españoles y fundamentalmente los madrileños nos hemos sorprendido enormemente de esa medida cautelar, que tiene la obligación de poner en marcha la Comunidad de Madrid por mandamiento judicial. ¿Cómo controlas que un joven cuando salga no salga de fiesta?. Porque la medida no impide salir, sino no ir a fiestas a partir de las 22 horas", confesó Granados.

Tras la inauguración de una Casa de Niños de Bustarviejo, el consejero señaló que esta medida pretende "suplantar una obligación de los padres por parte de las administraciones", un castigo que, en su opinión, corresponde y compete a los padres y no a los jueces.

En ese sentido, solicitó que, "aún entendiendo que el juez lo que hace es aplicar la ley", se revise "en la medida de lo posible" la legislación con el objeto de que las medidas "se puedan cumplir y se puedan controlar". "Nosotros, que tenemos la obligación de controlarlas, vamos a hacer un gran esfuerzo para que así sea con los técnicos de la Comunidad de Madrid", agregó.

Por otra parte, el consejero de Interior señaló que si los padres de los menores quieren recurrir la medida interpuesta por el juez pueden hacerlo porque están en su derecho desde el punto de vista legal, aunque "los padres tienen mucho que ver en todo esto". "No digo culpa, pero sí responsabilidad", apostilló.

REFUERZO POLICIAL CON BESCAM EN LAS FIESTAS

Por otro lado, Granados anunció que tras los incidentes del sábado en Pozuelo la Comunidad de Madrid y la Delegación del Gobierno se han reunido, y ambas instituciones también por separado con los ayuntamientos, con el objetivo de analizar qué es lo que ha ocurrido y "encontrar soluciones" para las fiestas que se van a celebrar en los próximos días.

"Se ha establecido un refuerzo importante de las medidas de seguridad, mayor presencia policial que van a tener su efecto y que las fiestas se van a desarrollar con total normalidad", indicó.

En este sentido, el consejero señaló que en la inmensa mayoría de las fiestas patronales de los municipios hay agentes de las Brigadas Especiales de Seguridad de la Comunidad de Madrid (Bescam) que, "a pesar de que la seguridad no es una competencia de la Comunidad, sí que ha hecho un gran esfuerzo en los últimos años".

"Se ha dotado a los municipios con 2.500 policías Bescam. Prácticamente en todos los municipios de la región hay policías sufragados por la Comunidad. Y en los que no hay, que son municipios de menos de 5.000 habitantes, como Bustarviejo, llegarán en pocos días seis policías Bescam, que son los de la última fase de implantación", dijo Granados, en respuesta a la petición formulada por del Partido Socialista de Madrid (PSM) para que se cree una unidad de las Bescam que garantice la "convivencia" entre vecinos y jóvenes durante las noches de los fines de semana.

Por ello, el consejero se mostró "perplejo" por la solicitud de los socialistas madrileños. "Esa petición del PSM ya está cumplida, no entiendo a qué se refieren", apostilló.