15 de diciembre de 2019
  • Sábado, 14 de Diciembre
  • 9 de diciembre de 2009

    El PP dice que las autoridades españolas son las responsables del "problema" de Haidar

    El PP dice que las autoridades españolas son las responsables del "problema" de Haidar
    REUTERS

    MADRID, 9 Dic. (EUROPA PRESS) -

    La secretaria general del Partido Popular, María Dolores de Cospedal, afirmó este miércoles que el origen del "conflicto" sobre la situación de Aminetu Haidar nace de una actuación "errónea" por parte de España porque la activista saharaui no cumplía los requisitos legales suficientes para entrar en el país. "Desde este punto de vista alguna responsabilidad tienen las autoridades españolas", señaló, antes de sentenciar: "El problema lo tenemos notros".

    La 'número dos' del PP subrayó así que el "problema lamentablemente lo tiene España" porque la activista está en su territorio. Además, defendió que España tiene la "obligación" de salvar la vida de cualquier persona que esté en territorio nacional como ocurre con la activista saharaui Aminetu Haidar y señaló que debe ser una "prioridad" con independencia de "cualquier otro pronunciamiento, principio o cualquier defensa de otras cuestiones que se puedan hacer".

    En declaraciones a Antena3 recogidas por Europa Press, Cospedal destacó que las autoridades españolas deben actuar cuando un ciudadano en su territorio intenta quitarse la vida por medio de una huelga de hambre o ponerla en riesgo bajo determinadas reivindicaciones.

    "Cuando se trata de una persona que hoy por hoy no tiene pasaporte o no quiere tener pasaporte reconocido y está en nuestro territorio, la obligación del Estado español es actuar exactamente de la misma manera, evitando que ésta persona pueda fallecer o ponga en peligro su vida", indicó.

    Tras insistir en que la vida de Haidar debe estar por encima "de todo", estimó que las vías diplomáticas con Rabat "no están agotadas" y, por lo tanto, "no se puede arrojar la toalla". En este punto, destacó que el "juego" de la política exterior contempla "equilibrios muy complicados" y es conveniente mantener buenas relaciones con Marruecos.

    Sin embargo, enfatizó que España debe también mantener una "actitud soberana". "En cierto modo, el problema lo tenemos en España porque la señora Haidar está en España y porque nosotros incumplimos nuestras leyes dejando que entrara", continuó, para concluir así que la situación de la activista deberá resolverse "como hubiera hecho una autoridad española con un nacional español y salvar ante todo el derecho a la vida".