22 de septiembre de 2019
  • Sábado, 21 de Septiembre
  • 2 de febrero de 2009

    Protección Civil avisa a cinco comunidades por nieve y viento y recomienda no viajar por carretera

    MADRID, 2 Feb. (EUROPA PRESS) -

    La Dirección General de Protección Civil y Emergencias del Ministerio del Interior avisa por nieve a las Delegaciones y Subdelegaciones del Gobierno y a las comunidades autónomas de Extremadura, Andalucía y Madrid (sierra); y también, por vientos costeros a Canarias y Galicia. Por todo ello, recomienda evitar los desplazamientos por carretera.

    Así, en algunos lugares las cotas de nieve descenderán hasta los 900 metros y alcanzarán un espesor de 10 centímetros. Además, informa del riesgo de nevadas, en torno a los 900 metros, en País Vasco, Asturias, Cataluña, Castilla y León, Cantabria, La Rioja, Navarra y Castilla-La Mancha.

    Igualmente, por vientos costeros en Andalucía y Ceuta; lluvias en Andalucía, Ceuta y Galicia; vientos en Canarias, Galicia y Asturias; y a Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA), Red Eléctrica Española, Empresas Eléctricas y a los Organismos implicados.

    INFORMARSE DE LA SITUACIÓN METEOROLÓGICA

    Ante la previsión de nevadas, aconseja si es imprescindible viajar por carretera, informarse de la situación meteorológica y del estado de las carreteras, extremar las precauciones, revisar el vehículo y atender las recomendaciones de Tráfico. Asimismo, considera que es útil llevar ropa de abrigo y un teléfono móvil con su cargador.

    En el caso de encontrarse atrapado en la nieve recomienda permanecer en el coche con la calefacción puesta, renovando cada cierto tiempo el aire, y vigilar que el tubo de escape no esté obstruido para evitar que los gases penetren en el interior del vehículo. En caso de quedarse aislado y necesitar ayuda, no intentar resolver la situación por sí mismo, tratar de informar de este hecho y, salvo que la situación sea insostenible, esperar asistencia.

    Ante vientos en la costa, si se encuentra en zonas marítimas, procurar alejarse de la playa y de otros lugares bajos que puedan ser afectados por las elevadas mareas y oleajes que suelen generarse ante la intensidad de vientos fuertes. En estas situaciones, el mar adquiere condiciones extraordinarias y puede arrastrarle si se encuentra en las proximidades del mar.