11 de diciembre de 2019
3 de enero de 2009

Segunda jornada de importantes retrasos en Barajas tras las bajas de los controladores de ayer

MADRID, 3 Ene. (EUROPA PRESS) -

El aeropuerto de Madrid-Barajas sigue acumulando hoy importantes retrasos en sus vuelos de salida, que en algunos casos superan la hora y media, tras haber registrado ayer fuertes demoras en numerosos vuelos debido a la falta de cerca de un tercio de los controladores aéreos, actualmente de baja médica.

Los retrasos más graves alcanzan las cuatro horas, como por ejemplo el vuelo operado por Lithuanian Airlines con destino Fráncfort (Alemania), que tenía salida prevista a las 8.55 horas y que despegará a las 12.50 horas, según datos de Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA) actualizados en su página web.

También un vuelo de Iberia con destino Londres/Heathrow, cuya salida estaba programa para las 9.45 horas, ahora tenía la hora prevista de salida a las 12.20 horas, mientras que otro con destino Estambul programado a las 11.05 tenía la salida prevista a las 12.30 horas.

Fuentes de Iberia explicaron a Europa Press que tanto las regulaciones de la torre de control como la huelga de celo de sus pilotos están retrasando sus vuelos una media de una hora y treinta minutos durante la jornada de hoy.

"Hay montones de retrasos para todos los vuelos por regulaciones de la torre de control", declaró un portavoz de la aerolínea, quien no obstante, apuntó también como causa de las demoras el conflicto con los pilotos de la compañía.

Durante la jornada de ayer, los vuelos operados en el aeropuerto de Madrid-Barajas sufrieron una media de 35 minutos de retraso debido a la falta de cerca de un tercio de los controladores aéreos por bajas médicas.

En la torre de control de Madrid-Barajas debe haber siempre una plantilla de 23 personas pero ayer siete de ellos estaban de baja. Además, los controladores optaron por trabajar sólo con dos de las cuatro pistas disponibles para gestionar mejor la situación y señalaron que teniendo en cuenta las "fechas" está siendo complicado encontrar a personal disponible para sustituir a los compañeros enfermos.

La reducción de la capacidad de Barajas agrava aun más la situación del aeropuerto, que ha sido desde principios del mes de diciembre el más afectado por la supuesta huelga de celo iniciada por los pilotos de Iberia, que ha provocado miles de cancelaciones y cientos de retrasos.