26 de noviembre de 2020
4 de abril de 2012

Semana Santa.- La lluvia obliga a suspender la procesión del Silencio de Zamora

Valdeón pide "amparo" al Cristo de las Injurias para volver al camino del "empleo, paz social y progreso"

ZAMORA, 4 Abr. (EUROPA PRESS) -

La lluvia que ha comenzado a caer en la tarde de este Miércoles Santo sobre Zamora ha obligado a suspender la procesión del Silencio que estaba previsto que desfilara por las calles de la capital, aunque sí ha permitido que se realizara el tradicional Juramento en la Plaza de la Catedral.

La alcaldesa, Rosa Valdeón, ha pedido ayuda al Cristo de las Injurias para que "tenga los brazos abiertos a mujeres y hombres de este tiempo", para que Zamora "pueda volver al camino del empleo, de la paz social y del progreso".

Ésta ha sido una de las principales peticiones que la primera edil de la capital zamorana ha realizado minutos antes de que la lluvia obligara a cancelar la procesión.

Pasadas las 20.30 horas, se ha vivido este acto considerado uno de los más emotivos de la Semana Santa de Zamora, cuando la alcaldesa juró el silencio de la ciudad.

Pendientes de la climatología, la alcaldesa de Zamora tomó la palabra ante los centenares de personas que se congregaban en el lugar, presididos por el obispo, Gregorio Martínez Sacristán.

EJEMPLO

A lo largo de su alocución, la alcaldesa ha puesto de manifiesto cómo Zamora y sus zamoranos se postran un año más ante el Injuriado para ofrecerle la ciudad para que adoptar "su ejemplo".

Así, ha indicado ante los presentes cómo venía a pedir "amparo para los que no tienen nada, para los que necesitan un trabajo, para los que sufren, para los enfermos, para los marginados y los excluidos, para la desesperación de tantas familias sin techo y sin ingresos. Para los jóvenes sin ilusión ¡Qué tienen derecho a tener sueños! Para las penas cercadas que antes parecían tan lejos".

En este juramento ha subrayado que el silencio de la ciudad "no es resignación. Es libertad, es reflexión. Es fruto de la determinación para alejar el odio, el hambre, el egoísmo. Para erradicar la intransigencia, la violencia, la sin razón de la guerra y del terrorismo. Es el silencio que llama. Que se entrega al sacrifico y la esperanza".

Por este motivo, ha destacado cómo se llega al Cristo en busca de "la fuerza". "Buscamos la generosidad en nuestros rezos", ha señalado, al tiempo que ha reafirmado que "es tiempo de mayor esfuerzo y dedicación, de asumir riesgos. Es tiempo de rigor e integración, de recuperar valores éticos. Tiempo de compartir, de valentía, de sacrificio".

La alcaldesa también ha ofrecido al Injuriado las manos de los zamoranos, "manos trabajadas, manos de vida zamorana" manos "colmadas y anegadas", y "dispuestas a sumar, a resistir, a afrontar estos tiempos".

El paso principal de esta procesión es el Cristo de las Injurias, considerado por muchos como "el mejor crucificado del renacimiento español", y de autoría anónima. Se le conoce también como Cristo de las tres miradas y se encuentra expuesto al culto en la Catedral zamorana.

Los hermanos de esta cofradía visten túnica de estameña blanca, caperuz de terciopelo rojo, con el distintivo de la Hermandad en la pechera, cíngulo y guantes blancos y portan un hachón con vela.