16 de septiembre de 2019
  • Domingo, 15 de Septiembre
  • 21 de septiembre de 2008

    AMPL.- Explota un coche bomba ante la Caja Vital en Vitoria sin causar heridos, tras una llamada en nombre de ETA

    MADRID/BILBAO, 21 Sep. (EUROPA PRESS) -

    Un coche bomba explotó a las 00.00 horas de hoy ante la sede de Caja Vital en Vitoria sin causar daños personales, dado que una llamada anónima, que dijo hablar en nombre de la banda terrorista ETA, alertó con antelación sobre de la colocación del artefacto a la Policía Local, informaron en fuentes de la Ertzaintza.

    Sobre las 23.15 horas de ayer sábado la Policía Local de Vitoria registró una llamada anónima en la que el comunicante, que dijo hablar en nombre de ETA, avisaba de la explosión en 50 minutos de un coche bomba ubicado junto a la sede de la Caja Vital, ubicada en el barrio de Salburua.

    Hacia el lugar indicado se desplazaron distintos efectivos de la Policía Local y de la Ertzaintza que procedieron a acordonar la zona y a desalojar los locales y restaurantes próximos.

    El coche bomba, que finalmente estaba colocado a unos 20 metros de la sede de Caja Vital, explosionó a las 0.00 horas. Dos horas después la Policía Local y la Ertzaintza mantenían acordonada la zona.

    El lugar elegido por ETA para colocar el artefacto está próximo al parque de Salburúa y cercano al pabellón de deportes Fernando Buesa Arena. Se trata de una zona no muy transitada dado que tiene poco carácter residencial.

    En cuanto al edificio de Caja Vital donde se produjo la explosión, se trata de la nueva sede de la entidad, un edificio de 16.000 metros cuadrados, inaugurado en septiembre de 2007 y en el que se invirtieron 30 millones de euros. Por el momento se desconocen los daños causados al edificio por la explosión, si bien representaba cristales rotos.

    Esta entidad financiera está presidida por Gregorio Rojo, hermano del presidente del Senado, Javier Rojo. El presidente de la caja se desplazó al lugar del atentado nada más conocer la noticia.

    La explosión se registra en la semana en la que se ha conocido la ilegalización de las formaciones de ANV y EHAK, así como las condenas impuestas a 21 miembros de Gestoras pro Amnistía.

    Asimismo, el atentado tiene lugar después de que el pasado martes ETA intentara asesinar a un agente de la Policía Nacional destinado en la Jefatura Superior de Policía de Bilbao con la colocación de una bomba lapa, que finalmente no explotó, en su vehículo particular.

    Se trata de la primera explosión tras las registradas el pasado 17 de agosto, en playas de Málaga. Coincidiendo con la vuelta del puente de la Asunción sobre las 13.00 horas explotó un artefacto en la playa de Guadalmar y, dos horas después, detonó un segundo en la zona de Puerto Marina, en el término municipal de Benalmádena.

    Ninguna de las explosiones provocó daños personales, puesto que las zonas fueron desalojadas tras recibir una llamada en nombre de ETA que avisaba de la colocación de tres artefactos, el último de ellos, que no llegó a explotar, en la carretera entre Málaga y Torremolinos. No obstante, Los atentados provocaron importantes retenciones, ya que las Fuerzas de Seguridad cortaron el tráfico en varias carreteras.