25 de mayo de 2020
2 de abril de 2008

La Audiencia de Las Palmas juzga hoy a dos obreros que secuestraron a su jefe por no pagarles sus sueldos

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA, 2 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Sección Primera de la Audiencia Provincial de Las Palmas celebrará hoy el juicio contra A.D.S.H. y J.R.M.O., acusados de un presunto delito de secuestro al raptar a uno de los encargados de las obras en las que trabajaban en Las Palmas de Gran Canaria, ya que la empresa les adeudaba parte de los salarios por las labores realizadas, según ha podido saber Europa Press.

El Ministerio Fiscal pide cuatro años de cárcel para ambos acusados, mayores de edad y sin antecedentes penales. Según el escrito de la fiscal Evangelina Ríos, los dos acusados se personaron sobre las ocho de la mañana del 27 de abril de 2005 en una obra que ejecutaba la empresa Reformas de Pinturas y Fachadas SL en un edificio situado en la avenida Primero de Mayo de la capital grancanaria, para la que ambos trabajaban.

Su intención era entrevistarse con alguno de los encargados de la misma, dado que dicha empresa les adeudaba parte de los salarios por los trabajos realizados.

No obstante, como no les encontraron, ambos se trasladaron a un bar cercano, en la calle Domingo Julio Navarro, al que llegó, sobre las 09.00 horas, uno de los encargados de la actuación.

UN SECUESTRO "EXPRÉS".

Al verlo, según la Fiscalía, los acusados "lo sujetaron por los brazos y a la fuerza lo sacaron" del establecimiento. Una vez en la calle, el acusado A.D.S.H. le dijo "esto es un secuestro exprés" y el otro acusado J.R.M.O. le advirtió "cállate si no quieres que te pase algo".

Sin soltarlo ni un momento las tres personas caminaron por distintas calles hasta llegar al barrio de San José, pararon un instante, sentaron a su jefe en la acera y lo ataron por las manos a una valla, usando para ello los cordones de unos zapatos, agrega el documento.

Poco después sonó el teléfono móvil del encargado y contestó A.D.S.H., que dijo al administrador de la finca donde se ejecutaba la obra que tenían a la víctima secuestrada, "que pagaban o verían".

También llamó al teléfono móvil del encargado, otro de los jefes y de nuevo el mismo acusado contestó y le respondió que lo habían raptado, de manera que "si no aparecía el dinero que les debían tampoco aparecería" la persona secuestrada.

Los dos varones trasladaron a su superior, en contra de su voluntad, hasta un viejo recinto abandonado en la batería de San Juan. Allí éste "comenzó a sentirse mal debido a un fuerte dolor abdominal y fueron los propios acusados los que llamaron a una ambulancia que se desplazó hasta el referido lugar" y traslado al afectado al Hospital Doctor Negrín de la capital.

Finalmente, los trabajadores no lograron el objetivo pretendido de cobrar los salarios adeudados.

El Ministerio Fiscal solicita imponer a cada uno de los acusados la pena de 4 años de cárcel y que también cada uno indemnice con 6.000 euros al encargado de la obra en concepto de perjuicios morales.