17 de enero de 2021
24 de febrero de 2007

Declarados culpables dos hermanos acusados de asesinar a hachazos a otro hombre en Ceuta hace tres años

CEUTA, 24 Feb. (EUROPA PRESS) -

Los nueve integrantes del jurado popular encargados de emitir un veredicto sobre el juicio que se ha seguido durante toda la semana en la Sección VI de la Audiencia Provincial de Cádiz con sede en Ceuta por el asesinato, el 29 de enero de 2004, del vecino del Príncipe Alfonso Abdelatiz Hamed Ali a hachazos y cuchilladas emitió pasada la medianoche de ayer un veredicto en el que declara culpables a dos de los tres hermanos juzgados y no culpable al tercero, militar profesional, según informaron fuentes judiciales a Europa Press.

El proceso queda ahora a expensas de que el magistrado de la Sección VI, Fernando Tesón, elabore la sentencia definitiva del caso sobre el veredicto del jurado, que abandonó escoltado la sede de la Audiencia, en cuyos alrededores se desplegó un gran operativo policial que posteriormente se extendió a la barriada del Príncipe Alfonso para evitar posibles enfrentamientos entre las familias del muerto y los procesados, residentes en la misma zona.

Según estas mismas fuentes el jurado declaró no culpable a Ahmed A. A., militar profesional de 29 años que durante la vista había asegurado que no había participado en el asesinato de Abdelatiz. Según su testimonio estaba en su cuartel cuando su hermano pequeño le avisó del supuesto fallecimiento de su madre (luego se comprobó que estaba únicamente herida) a manos de Abdelatiz.

A diferencia del anterior, Mustafa A. A. (albañil y padre de siete hijos) y Said A. A. fueron declarados culpables. El primero, de 40 años de edad, había negado como su hermano exculpado haber participado en el suceso y culpó a Said, el hermano menor, politoxicómano, de los hechos.

Said A. A. había detallado en la sala durante el juicio y dirigiéndose al jurado popular que cuando llegó a la vivienda de Abdelatiz se enfrentó a él, haciéndole retroceder hacia su interior y enfrentándose a cuchilladas y hachazos. "No sé cuántos hachazos le di, ni dónde...después de hacerlo tiré las armas, me quité la ropa y me lavé. En mi acción había una mezcla de amor de madre, de hermano y desintoxicación", apuntó.

El Ministerio Fiscal ha solicitado al juez que imponga una pena de 12 años y medio de cárcel a los acusados declarados culpables por un delito de homicidio con agravante de superioridad, pena que la acusación particular ha elevado hasta 14 años. Además, han pedido que se imponga a los condenados la obligación de abonar 300.000 euros al heredero del fallecido.