18 de octubre de 2019
10 de abril de 2008

Un obrero portugués de unos 30 años fallece en una obra en Logroño

LOGROÑO, 10 Abr. (EUROPA PRESS) -

Un obrero portugués, de entre 30 y 33 años, falleció hoy en un accidente laboral ocurrido en una obra de construcción en el sector logroñés de La Guindalera, según confirmó a Europa Press UGT en La Rioja.

El accidente tuvo lugar esta mañana en una promoción de viviendas en la logroñesa zona de La Guindalera, a cargo de la empresa Construcciones Hersanz, y en concreto, en una de sus subcontratas, una empresa portuguesa denominada 'Inceforo García', según informó hoy el sindicato.

Al parecer, el fallecido, padre de un niño de siete meses, cayó desde una altura de cuatro pisos (tres pisos más entreplanta) después de que se rompiera uno de los auxiliares del andamio sobre el que trabajaba. Además, otros dos trabajadores han resultado heridos leves.

En este sentido, MCA-UGT de La Rioja, después de personarse en el lugar del accidente, denuncia el "mal estado" de los auxiliares del andamio utilizado. Unos auxiliares a los que tanto la empresa principal como la dirección de obra habían dado su visto bueno, a pesar de que el fabricante explicita cuáles deben ser los auxiliares a utilizar, y "no precisamente los colocados".

Así las cosas, MCA-UGT de La Rioja insta a la empresa principal, Construcciones Hersanz, a que asuma la responsabilidad que tiene en este fallecimiento, ocurrido por "no utilizar los medios auxiliares adecuados y permitir que el trabajador fallecido desarrollara su labor a pesar de correr un grave riesgo para su vida".

Además, el sindicato vuelve a llamar la atención sobre el hecho de que vuelva a producirse un accidente mortal en una subcontrata. Al final del recorrido siempre se encuentra el trabajador, que tiene que realizar su labor de forma más que dura para dejar beneficios por una parte para la empresa principal y, por otra para la subcontrata. Por ello, sus condiciones de trabajo se ven reducidas a la mínima expresión.

Así las cosas, MCA-UGT de La Rioja denuncia que, con hechos como el de hoy, queda claro que "sigue sin cumplirse la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, por lo que exige a la Administración competente que extreme el control sobre su cumplimiento y que aumente el personal inspector para la supervisión de las obras".