10 de diciembre de 2019
15 de julio de 2008

Pasan a disposición judicial los dos detenidos que atropellaron a dos mossos en una carrera ilegal en Tarragona

TARRAGONA, 15 Jul. (EUROPA PRESS) -

Los conductores de los dos turismos que presuntamente realizaban una carrera ilegal el domingo en Tarragona y que atropellaron a dos agentes de los Mossos d'Esquadra pasaron esta mañana a disposición del titular del Juzgado de guardia de Tarragona.

Según confirmó a Europa Press la Policía catalana, a Wanguer Miguel P., dominicano de 20 años y vecino de El Vendrell (Tarragona), que era quien llevaba el coche que atropelló a los agentes, se le imputan los delitos de conducción temeraria, negativa a realizar las pruebas de alcohol y drogas, conducción bajo los efectos del alcohol, lesiones, atentado contra la autoridad y desobediencia.

Al otro detenido, Yordi Alexander O.A., de 19, también dominicano y vecino de El Vendrell, se le imputan los delitos de conducción temeraria, negativa a efectuar las pruebas de drogas y alcohol, conducción bajo los efectos del alcohol y desobediencia.

En el vehículo de Yordi Alexander O.A. también viajaba un menor que quedó arrestado por atentado contra los agentes y que se pondrá a disposición de la fiscalía de menores.

Uno de los agentes fue hospitalizado en el Hospital Joan XXIII de Tarragona, en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI). Ayer fue trasladado a planta, donde se recupera de varias costillas rotas y hematomas.

Según informaron a Europa Press los Mossos, el agente llevaba un chaleco antibalas que le amortiguó los impactos que recibió, primero contra el lateral del coche y después contra el parabrisas, para acabar cayendo al suelo.

Efectivos de tráfico llevaban a cabo sobre las 07.15 horas del domingo un control preventivo de alcoholemia en la carretera C-31b, a la altura de Tarragona, cuando se vieron sorprendidos por dos vehículos que circulaban en paralelo y a toda velocidad.

Uno de los vehículos pudo frenar a tiempo, pero el otro, conducido por Wanguer P., se llevó los conos del control y acabó atropellando a los agentes. Uno de ellos, del sector de tráfico, pudo esquivar el vehículo y sólo sufrió un golpe en la pierna, pero el otro --el que se encuentra grave--, recibió el impacto del coche.