10 de diciembre de 2019
9 de enero de 2009

Piden análisis de los monitores imputados por abusos en Alicante al detectar bacterias de transmisión sexual a una menor

ALICANTE, 9 Ene. (EUROPA PRESS) -

La madre de una alumna de cinco años del Colegio Público Rafael Altamira de El Campello (Alicante), que el pasado mes de noviembre denunció presuntos abusos sexuales a su hija, ha aportado a la investigación un informe médico que certifica que la pequeña tiene bacterias de transmisión sexual, y ha solicitado al juez que pida análisis a los cuatro monitores de comedor imputados para saber si pudieron trasmitirle esa bacteria, según confirmó hoy a Europa Press el abogado defensor de tres de los imputados, Ignacio Gally.

La Guardia Civil abrió una investigación el pasado mes de noviembre, tras recibir una denuncia de una de las madres del centro que observó una mancha "sospechosa" en la ropa interior de su hija, quien en un primer momento negó haber sido víctima de ningún abuso. No obstante, ante la insistencia de su familia, la menor explicó que "otros niños, delante de una persona mayor, le habían realizado tocamientos", señalaron fuentes cercanas al caso.

Las fuerzas de seguridad realizaron diversas indagaciones, y detuvieron a cuatro de los cuidadores del servicio de comedor, --todos ellos varones con edades comprendidas entre los 20 y los 30 años, como presuntos autores de abusos a menores--, quienes posteriormente quedaron en libertad bajo fianza, imputados en la causa.

En opinión de Ignacio Gally, en las declaraciones de los pequeños que presuntamente habrían sido víctimas de los abusos "hay muchas contradicciones", y en su versión de lo ocurrido "tan sólo coinciden en mencionar al "increíble hulk", término con el que supuestamente se referían al pene de un adulto.

La madre de la pequeña, que fue la primera que denunció los abusos, ha aportado recientemente un informe médico que certifica que en la pequeña se ha detectado la presencia de la bacteria 'Klebsiella Pneumoniae', una bacteria que en opinión de la acusación sólo se trasmite por vía sexual.

Ignacio Gally rechazó que ésta sea la única vía de transmisión, y explicó que también se contagia por el aire en el ámbito hospitalario, al tiempo que aseguró que sus tres defendidos están conformes con someterse a las pruebas que "hagan falta", si así lo considera necesario el médico forense en esta causa.