8 de marzo de 2021
26 de julio de 2009

Vecinos de Chozas de Canales (Toledo) se concentran en repulsa por el último caso de violencia de género

CHOZAS DE CANALES, 26 Jul. (EUROPA PRESS) -

Los vecinos de Chozas de Canales (Toledo) se concentraron a mediodía de hoy frente al Ayuntamiento de la localidad para mostrar su apoyo a los familiares de la última víctima de violencia de género, fallecida ayer en el municipio.

El Ayuntamiento ha decretado dos días de luto tras la muerte de una joven, natural de la localidad, supuestamente a manos de su compañero sentimental, que violó la orden de alejamiento dictada en el mes de diciembre de 2008 por un Juzgado de Violencia sobre la Mujer.

El siniestro se registró sobre las 20.30 horas de ayer sábado cuando la víctima y su madre se acercaron al domicilio familiar situado en la calle Magdalena de la localidad toledana para cambiarse de ropa tras un bautizo familiar.

A pesar de todo, los vecinos no notaron nada extraño. "Aquí no vimos nada, ni mal comportamiento ni nada. La niña (hija de la fallecida) lloró un poquito y estaba llena de moratones", comentó Carmen Rey, una vecina del pueblo, en declaraciones a Europa Press.

Tras presuntamente acabar con la vida de la mujer, en presencia de la hija que la víctima tenía de otra relación anterior, el supuesto asesino huyó hacia un recinto en obras donde, según los vecinos, fue visto por "un gitano que estaba de guarda". Tal y como explicó la vecina, el presunto asesino confesó su crimen al guarda.

Por su parte, otro vecino de la localidad, José Luis Garreo, comentó que el presunto asesino "salió corriendo" de la casa de la víctima. "Llevaba las manos limpias y le vio una chica marroquí que se asustó porque le vio corriendo", dijo este vecino recordando además que fue esta joven quien alertó a la Policía Local.