15 de septiembre de 2019
  • Sábado, 14 de Septiembre
  • 6 de septiembre de 2008

    Los vecinos de Vigo, desalojados a causa del incendio de O Gorxal, regresan a sus domicilios

    VIGO, 6 Sep. (EUROPA PRESS) -

    Un autobús trasladó a los vecinos del barrio vigués de Cabral desde el hotel 'Coia' a sus domicilios, una vez controlado el incendio declarado entre las 2.00 y las 3.00 de esta madrugada. Los afectados llegaron sobre las 13.45 horas a las inmediaciones de los bloques de edificios contiguos a la nave calcinada.

    Sólo cuatro familias de las 45 personas realojadas por el Ayuntamiento de Vigo decidieron retrasar la vuelta a sus hogares para quedarse a comer en este establecimiento hotelero.

    En las proximidades de la nave siniestrada, permanece cortado el tráfico y varios efectivos de los bomberos continuan realizando labores de enfriamiento de los restos calcinados.

    Fuentes de la Policía Local explicaron a Europa Press que el actual estado de los muros exteriores de las instalaciones obligará a su demolición, dado el riesgo de derrumbe y el peligro que se puede derivar del desprendimiento de cascoques y elementos contundentes de la estructura todavía en pie.

    Varios vecinos contemplan todavía la labor de los bomberos y otros agentes del dispositivo que trabajan en la zona. Parte de estos ciudadanos dedicaron un aplauso al alcalde de Vigo, Abel Caballero, los conselleiros de Medio Ambiente, Manuel Vázquez, y Política Territorial, María José Caride, así como a los concejales olívicos desplazados en la zona.

    Entre ellos estaban presentes la responsable de Medio Ambiente, el de Vías y Obras y el de Servicios Generales. También acudió el presidente del Puerto de Vigo, Jesús Paz.

    REPROCHES Y LÁGRIMAS

    No obstante, varios vecinos increparon a los bomberos a los que reprocharon que demorasen su llegada a la zona, dado que defendieron haber avisado a este cuerpo de la existencia del fuego a las 2.40 horas, casi una hora antes de que los efectivos llegasen al lugar.

    Un grupo de empresarios, propietarios de algunas de las firmas asentadas en la nave calcinada, se acercaron a las inmediaciones para comprobar los daños. Entre ellos, apareció el ex presidente del Celta, Horacio Gómez, al que pertence una de las firmas implantadas en estas instalaciones, Vigo Vending.

    Alguno de los empresarios resultó muy impresionado al ver el estado de la nave que albergaba su negocio y reaccionó entre lágrimas. Aparte, hasta la zona se desplazaron diversos representantes sindicales que estuvieron conversandp con el delegado provincial de

    la Consellería de Traballo, Pedro Borrajo.