2 de junio de 2020
18 de marzo de 2014

Reclamador.es y Destinia se unen en la gestión de las reclamaciones aéreas de los viajeros

Sólo el 1% de los clientes que reclaman por su cuenta obtienen compensación

Reclamador.es y Destinia se unen en la gestión de las reclamaciones aéreas de los viajeros
CEDIDA/ BEATRIZ OFICIALDEGUI ATIN

MADRID, 18 Mar. (EUROPA PRESS) -

Reclamador.es y Destinia han firmado un acuerdo de colaboración mediante el cual, la web de reclamaciones gestionará los posibles incidentes aéreos de los clientes que contraten los servicios de la agencia de viajes 'online', según informó la compañía en un comunicado.

Así, los viajeros que hayan sufrido algún problema durante un vuelo reservado a través de Destinia, tales como retrasos superiores a tres horas, cancelaciones, overbooking, denegaciones de embarque y problemas en el equipaje, podrán tramitar sus quejas y todo el proceso de reclamación a través de la página web del portal.

Según Destinia, en España existen 4 millones de viajeros con derecho a indemnización cada año. No obstante, sólo el 1% de los clientes que reclaman por su cuenta obtienen compensación debido a la existencia de un "gran desconocimiento de la ley y a la complejidad del proceso de reclamación, que exige la intervención de abogados especializados.

"Este acuerdo es parte de la filosofía de mejorar los servicios y se suma a nuestros servicios de asesoramiento sobre las vacunas y los visados necesarios a la hora de viajar", aseguró el consejero delegado de la agencia, Amuda Goueli.

Con este acuerdo, Destinia se convierte en "primera agencia 'online' en prestar este servicio de valor añadido a sus clientes", según afirmaron desde la compañía. Por su parte, reclamador.es, dentro de su estrategia expansiva en el sector aéreo, abre una línea de negocio dedicada a las agencias.

"Es un producto pionero en Espana y Destinia es el 'partner' ideal para arrancarlo por su fuerte enfoque innovador centrado siempre en sus usuarios", señaló el consejero delegado del portal, Pablo Rabanal.