24 de octubre de 2019
  • Miércoles, 23 de Octubre
  • 19 de julio de 2019

    Un experto aconseja conocer a los usuarios antes de impulsar proyectos culturales

    Un experto aconseja conocer a los usuarios antes de impulsar proyectos culturales
    El coordinador del área de Gestión Cultural de la Escuela Pública de Formación Cultural de Andalucía, Francisco Miguel LópezUPO

    CARMONA (SEVILLA), 19 Jul. (EUROPA PRESS) -

    El coordinador del área de Gestión Cultural de la Escuela Pública de Formación Cultural de Andalucía, Francisco Miguel López, ha señalado que los proyectos culturales tienen que conocer a los usuarios antes de que se pongan en marcha, añadiendo que hay que preparar una empresa cultural pensando en las posibilidades de las personas.

    López ha hecho estas declaraciones en los talleres 'Trabajo tutorizado en los proyectos' y 'Evaluación de proyectos culturales' durante el curso 'Herramientas para poner en marcha tu proyecto cultural' dentro de la programación de la XVII edición de los Cursos de Verano de la Universidad Pablo de Olavide (UPO) en Carmona (Sevilla).

    En ese sentido, el experto ha explicado que "el primer paso es tener claro tus usuarios y a quién te diriges". "No se hace un proyecto y luego, se busca al usuario; sino que se busca al potencial cliente y, sobre lo que esa persona pueda necesitar, después, se prepara un proyecto pensando en sus posibilidades de que le gusten unas determinadas actividades concretas", ha explicado.

    "Por ejemplo, una persona de 20 años no puede tener el mismo producto ni las mismas condiciones que a una persona de 60. El objetivo es centrarnos en los usuarios para observar cuáles son sus posibilidades", ha expresado.

    También ha señalado que "todo el mundo va a todo tipo de actividades culturales si realmente está pensado para ellos. Da igual la franja de edad. Si existen las condiciones que ellos necesitan, van al teatro, al cine o a un museo. Hay que ser inteligentes y adaptar muy bien toda la historia de cada usuario para que venga a tu teatro o a tu museo, qué ocurre antes y qué sucede después para que ese cliente vuelva al cabo del tiempo".

    Ha insistido López en que "hay que reconocer cuáles son las situaciones de las personas porque, por ejemplo, hay mucha gente que le gusta el teatro pero no puede ir por unas condiciones como que tiene 40 años, tiene niños o personas mayores a su cargo y tiene hipoteca, pues no puede ir a una función teatral un sábado a las 21,00 horas".

    "Tenemos que detectar cuál es la casuística de esa situación para adaptar unos programas culturales que se ajusten a las vidas de las personas. Ahora observamos en los supermercados que los carros de la compra están adaptados a los niños o a los tipos de compra que hace la gente. Las empresas culturales también tienen que adaptarse a los futuros clientes. Hasta ahora no se hacía ese tipo de segmentación de cuál es la experiencia del usuario y cómo se relaciones con la actividad cultural", ha declarado.

    Sobre los campos en los que se está trabajando, el coordinador ha comentado que "en los municipios se están haciendo grandes esfuerzos por recuperar el patrimonio histórico-artístico, no sólo de piedras o monumentos sino de la historia en sí".

    "Es verdad que se está conectando muy bien con un interés turístico, es decir, el turista que ha visitado un pueblo dos o tres veces, busca algo más y se está trabajando en la empatía para que el visitante busque un atractivo diferente en un pueblo o ciudad", ha concluido.