6 de diciembre de 2020
26 de septiembre de 2017

La independencia del Kurdistán iraquí amenaza la continuidad de las exportaciones de petróleo kurdo

La independencia del Kurdistán iraquí amenaza la continuidad de las exportaciones de petróleo kurdo
RECURSO

El precio del petróleo, en máximos de dos años tras el referéndum independentista

MADRID, 26 Sep. (EUROPA PRESS) -

El mercado del petróleo alcanzó en la jornada precedente un máximo de hace más de dos años al revalorizarse un 3% y, aunque ha ajustado las ganancias, continúa este martes en niveles no vistos desde julio de 2015, fundamentalmente por la celebración del referéndum independentista del Kurdistán iraquí y la opinión general de que la oferta y la demanda de crudo están muy cerca de alcanzar el equilibrio.

La región autónoma kurda en el norte de Irak acudió a las urnas este lunes para votar sobre su independencia, a pesar de las advertencias del Gobierno central, las amenazas de países vecinos como Turquía e Irán de cerrar las fronteras y oleoductos, y de la comunidad internacional. Este escenario generó una gran preocupación por la posibilidad del cierre de las exportaciones kurdas de petróleo.

Según apunta el jefe de investigación de materias primas del banco Julius Baer, Norbert Ruecker, la región kurda suministra alrededor de 700.000 barriles diarios de petróleo a nivel mundial, principalmente a través de Turquía. Por este motivo, su aislamiento total podría provocar la interrupción de la oferta por un largo periodo.

En este sentido, Ruecker explica que las tensiones entre la región autónoma y el Gobierno de Bagdad junto a los vecinos del Norte de Irak, se trata de un conflicto de larga data, aunque las interrupciones comerciales de 'oro negro' solían ser de corta duración.

Así, en Julius Baer creen que el mercado del petróleo está "demasiado preocupado" por la elevada probabilidad de una interrupción significativa del suministro. "Vemos el aumento de los precios del petróleo como un movimiento temporal impulsado por un sentimiento optimista a la vez que por preocupaciones geopolíticas", señalan desde el banco.

"Nos atenemos a la visión cautelosa de que los conflictos geopolíticos continuará siendo el factor dominante alcista en el corto plazo, pero el riesgo bajista por la toma de ganancias de las posiciones largas es cada vez más posible", indicó.

No obstante, el apoyo alcista también está viniendo por los datos de la Agencia Internacional de la Energía, que muestra que los niveles de inventarios mundiales están reduciéndose. Esta información no es nueva, pero confirma la tendencia reportada por las estadísticas oficiales semanales de EEUU.

A todo esto, se le une la visión de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y otros productores no pertenecientes al cártel como Rusia de que el mercado está muy cerca de dejar atrás el exceso de oferta de crudo global y alcanzar el equilibrio.

Con todo, en Julius Baer prevén que en el corto plazo los precios del petróleo caerán hasta un rango de entre los 40 y 50 dólares por barril.