16 de enero de 2021
24 de noviembre de 2020

Arabia Saudí confirma daños materiales en una instalación petrolera cerca de Yeda tras un ataque de los huthis

Arabia Saudí confirma daños materiales en una instalación petrolera cerca de Yeda tras un ataque de los huthis
El rey de Arabia Saudí, Salmán bin Abdulaziz al Saud - XINHUA / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO - ARCHIVO

MADRID, 24 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Arabia Saudí ha confirmado este martes daños materiales en una instalación petrolera de la estatal Aramco en los alrededores de la ciudad de Yeda (oeste) a causa de un ataque con misil ejecutado el lunes por los huthis desde Yemen.

Un portavoz del Ministerio de Energía saudí ha detallado que el impacto del proyectil causó un incendio en la terminal de distribución de productos de petróleo, antes de agregar que las llamas fueron extinguidas poco después y asegurar que el ataque se saldó sin víctimas.

Asimismo, ha manifestado que las operaciones de Aramco no se vieron afectadas por el ataque, que ha tildado de "cobarde", al tiempo que ha subrayado que "estos actos de terrorismo y sabotaje contra instalaciones vitales (...) están dirigidos contra la seguridad y la estabilidad de los suministros energéticos del mundo, así como contra la economía global".

Por su parte, el portavoz de la coalición internacional que encabeza Arabia Saudí, Turki al Malki, ha dicho que "la milicia terrorista huthi, apoyada por Irán, ha sido identificada como culpable de este cobarde asalto terrorista", según ha informado la agencia estatal saudí de noticias, SPA.

Al Malki ha apuntado en su comunicado que "el objetivo no eran los activos nacionales de Arabia Saudí sino la economía global y sus rutas de suministro, así como la seguridad de la energía global". "Este ataque terrorista es una continuación de las acciones terroristas contra las instalaciones petroleras en Abqaiq e Hijrat Jurais --en septiembre de 2019--", ha dicho, antes de volver a acusar a Irán de dichos sucesos.

En este sentido, ha incidido en que "atacar a civiles y objetos civiles, incluidas instalaciones económicas, de forma deliberada y sistemática es contrario al Derecho Humanitario y equivale a crímenes de guerra", antes de recalcar que la coalición "toma todas las medidas operacionales necesarias para salvaguardar a civiles y objetos civiles".

"Todos los elementos terroristas que participaron en la planificación y ejecución de estas operaciones terroristas hostiles contra civiles y objetos civiles tendrán que rendir cuentas, en línea con el Derecho Humanitario", ha remachado Al Malki.

A las condenas se ha sumado el secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, quien ha mostrado su preocupación por el ataque. "El secretario general recuerda que los ataques contra objetivos e infraestructura civil violan el Derecho Humanitario", ha destacado su portavoz, Stéphane Dujarric.

De esta forma, Guterres "pide a todos los actores que ejerzan máxima contención y demuestren un compromiso serio para participar en el proceso político facilitado por la ONU y alcanzar un acuerdo político negociado para poner fin al conflicto y al sufrimiento del pueblo yemení".

LA RECLAMACIÓN DE LOS HUTHIS

El portavoz de operaciones militares de los huthis, Yahya Sari, aseguró el lunes que los rebeldes habían lanzado un misil 'Quds 2' contra las instalaciones en Yeda y resaltó que el objetivo ha sido alcanzado "con precisión", en lo que describió como "una operación cualitativa" en respuesta "al cerco y la agresión" de la coalición.

Sari apuntó además que los huthis mantendrán sus operaciones contra "instalaciones vitales" saudíes y ha aconsejado a las empresas y ciudadanos extranjeros que se mantengan alejados de las mismas, ya que son objetivos de los rebeldes.

Los huthis aseguraron en septiembre de 2019 haber atacado dos instalaciones petroleras de Aramco, si bien Arabia Saudí apuntó directamente a Irán de lo sucedido. Las autoridades iraníes se desvincularon públicamente del ataque, que causó alteraciones en la producción de crudo en el país.

Tanto la coalición como el Gobierno saudí han denunciado un aumento de este tipo de ataques durante las últimas semanas, mientras que Estados Unidos cargó a finales de octubre contra el "irresponsable" incremento de este tipo de incidentes.

El aumento de los ataques, que tuvo un pico durante el 28 de octubre, llegó después del asesinato en la capital yemení, Saná, del ministro de Juventud y Deportes de las autoridades instaladas por los huthis en las zonas bajo su control, Hasán Zaid. Por ahora no ha habido reclamación de la autoría.

Las fuerzas leales al Gobierno yemení, encabezado por Abdo Rabbu Mansur Hadi y apoyado por Arabia Saudí, y los rebeldes huthis, respaldados por Irán, llevan combatiendo desde finales de 2014, en una guerra que ahora se considera un conflicto de poder entre las dos principales potencias rivales de la región.

El conflicto ha provocado la que es la mayor crisis humanitaria mundial. Actualmente, casi el 80 por ciento de la población, unos 24 millones de personas, necesitan asistencia en el país, donde hay más de 20 millones en inseguridad alimentaria.

En este sentido, Guterres advirtió el viernes de que Yemen "está en peligro inminente de la peor hambruna en el mundo en décadas", sumándose así a las voces de alerta internacionales ante el deterioro de la situación en el país.

Para leer más