17 de junio de 2019
  • Domingo, 16 de Junio
  • 9 de junio de 2019

    La independencia laboral de la mujer incrementa el riesgo de violencia machista en Nigeria

    El Banco Mundial reivindica a las trabajadoras como "mujeres virtuosas" frente a las nocivas representaciones tradicionales

    La independencia laboral de la mujer incrementa el riesgo de violencia machista en Nigeria
    ARNE HOEL / BANCO MUNDIAL

    MADRID, 9 Jun. (EUROPA PRESS) -

    Un reciente estudio del Banco Mundial ha puesto de manifiesto el riesgo al que se exponen las mujeres nigerianas que intentan buscar trabajo o buscar un aumento de salario, deseos que suelen desembocar en un aumento de casos por violencia machista por parte de sus parejas o incluso de extraños.

    El estudio intenta evaluar los riesgos del nuevo proyecto Nigeria para las Mujeres, una iniciativa presupuestada en 100 millones de dólares que persigue mejorar la calidad de vida de las mujeres a través de becas, programas de entrenamiento laboral y asesoría para sus inversiones.

    El informe achaca este peligro al riesgo endémico de violencia contra las mujeres existente en Nigeria, que adquiere rasgos particulares cuando se le incorpora un programa de estas características, comenzando por el peligro de "represalias" contra el papel más prominente que acabarían adquiriendo las mujeres participantes en la sociedad nigeriana.

    Entre los posibles escenarios en el ámbito doméstico, el Banco Mundial avisa de ataques de celos por parte de las parejas masculinas ante el temor a que sus mujeres cambien de actitud si encuentran trabajo, o pasen menos tiempo en casa, les ignoren, dejen de hacerles las tareas del hogar o se muestren menos receptivas a mantener relaciones sexuales por cansancio acumulado después de trabajar.

    Todavía más peligrosa es la situación en fuera de los hogares por su carácter cerrado de la sociedad nigeriana, una donde las líneas de género están extraordinariamente definidas hasta el punto de que ellas son objeto de insultos y humillaciones en el entorno de trabajo, por no mencionar lo que les sucede en el camino de vuelta a casa: una mujer sola y de noche es un objetivo prioritario para violadores y asesinos.

    "En Nigeria, una mujer vive bajo amenaza a partir del momento en que demuestra su independencia", explica la investigadora del Banco Mundial Varalakshmi Vemuru a la fundación Thomson Reuters.

    El informe, que ha contado con la participación de 200 mujeres, líderes políticos, religiosos y tradicionales, cuenta con declaraciones de hombres, bajo condición de anonimato, que se oponen tajantemente a la figura de la mujer trabajadora.

    "Me da igual el dinero que ella gane. No voy a permitir que salga hasta bien entrada la noche. Es como si no hubiera un hombre en su vida", asegura un residente de la localidad de Taraba.

    UN CAMBIO EN LA PERCEPCIÓN

    Es por ello que el Banco Mundial recomienda un sutil pero importantísimo cambio de percepción: denominar lo que en Europa se conoce como "mujer empoderada" -- un término que causa recelo entre la población masculina nigeriana -- por una acepción mejor valorada, "mujer virtuosa". La palabra es "adaze".

    "Adaze es un concepto relevante a nivel local. Describe a una mujer virtuosa, pacífica, trabajadora, amable y considerada, que siempre está contenta de ayudar a su esposo, a su familia y sus vecinos", explica el Banco Mundial, consciente de que el término esconde ciertos matices de sumisión que es necesario soslayar por el momento para evitar los riesgos más inmediatos.

    En términos mucho más concretos, el Banco Mundial recomienda a las autoridades nigerianas que intensifiquen sus esfuerzos contra la violencia sexual en lugares de trabajo, e inicien programas adicionales destinados a que los hombres entiendan los beneficios para la pareja que podría comportar un segundo salario.

    "Nuestra intención es que los hombres entiendan que nadie está intentando arrebatarles poder. Estamos hablando de lo que supone tener una familia", explica la investigadora del programa de Naciones Unidas para la Mujer, Patience Ekeoba. "Si podemos convencer a los hombres y salvar la vida de una mujer... por qué no intentarlo", se pregunta.

    Contador

    Lo más leído en Internacional